'
ÚLTIMAS
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ADVERTENCIA A COMENTARIOS ANÓNIMOS

Debido al carácter irresponsable y poner en riesgo la moral y la buena imagen de protagonistas de las noticias, no se aceptarán comentarios anónimos.
diarioextrainfo.com los eliminará de inmediato.


Fuerte ola de calor azota Nueva York durante toda la semana

lunes, 19 de febrero de 2018

Ex católica de origen dominicano, de las drogas y el lesbianismo a militante del judaísmo ortodoxo

Miguel Cruz Tejada - lunes, febrero 19, 2018



NUEVA YORK._ Hija de padre ecuatoriano y madre dominicana, Yomaira Tamayo, criada en un hogar tradicionalmente católico, se descarrió a temprana edad, tomando el camino de las drogas y el sexo, que incluía el lesbianismo. 



NUEVA YORK._ La ex católica de origen dominicano Yomaira Tamayo (Yehudit Chervony), pasó de las drogas y el sexo al judaísmo católico.  (Fotos fuente externa)


Su adicción tenía preferencia por la potente LSD, una droga que se hizo popular en otras décadas y que según la DEA ha vuelto por los ruedos de los adictos en Estados Unidos. 

Ella, que después de su transformación se llama Yehudit Chervony, dice que en los años noventas ni siquiera tenía idea de lo que un judío o una judía, pero que ahora milita en una secta ultra ortodoxa de la religión judaica, después de casarse con su actual esposo. 

Tiene 34 años de edad. 

"Conducía por Williamsburg y recuerdo haberme preguntado qué idioma era ese”, dijo en referencia al lenguaje hebreo. 

Como hija de dos inmigrantes de América Latina, asistía diligentemente a la iglesia católica todos los domingos, aunque, a la edad de 10 años, había dejado de considerarse católica. 

En el apartamento de la familia, y con dos habitaciones, solo se hablaba español. 

En su escuela parroquial, sobresalió académicamente. A través de una organización para estudiantes negros y latinos dotados, obtuvo una beca completa para Choate Rosemary Hall, una prestigiosa escuela preparatoria de Connecticut. Ivanka Trump era una de sus compañeras de clases, y su beca fue financiada por el empresario multimillonario Carl Icahn. 

Luego ingresó a la Universidad de Pensilvania para estudiar relaciones internacionales y el idioma ruso, y comenzó a experimentar con las drogas y el sexo, incluido el lesbianismo. 

"Era una persona muy experimental y exagerada, estaba fuera de control", dijo. 

Ella también tuvo problemas de alimentación, hasta que una dosis de LSD cambió el curso de su vida. 

Decidió que había tocado fondo y que el suyo, no era el cuerpo que Dios había creado para ella, por lo se hizo la promesa de enderezarse. 

Había estado intrigada por el judaísmo desde que tomó una clase de religión en la escuela secundaria, y comenzó a visitar las sinagogas y reunirse con los rabinos en Filadelfia. 

Se quedó en la universidad de Pensilvania para graduarse, estudiando administración sin fines de lucro, y descubrió que no podía negar lo que se estaba construyendo durante años, quería convertirse al judaísmo. 

Relata que después de leer el libro "Guía del Idiota Completo para Comprender el Judaísmo", se dio cuenta de que estaba interesada en la forma más estricta de la religión. 

"Estaba buscando el judaísmo de hace 3.000 años, y pensé que los ultra ortodoxos son los únicos que parecen tener reglas", dijo. 

Narra que quería algo muy diferente a lo de su vida anterior, y lo encontró en un grupo de campus para el movimiento Litvish, una forma rigurosa de judaísmo ortodoxo. 

Darle la noticia a su familia fue difícil. 

"Vas a hablar un idioma diferente, usar ropa diferente y celebrar cosas diferentes", le dijo su padre. Pero él y la madre aceptaron su decisión. 

Su familia extendida en Sudamérica no era tan comprensiva, y detuvo sus visitas anuales a la casa. 

Los rabinos le advirtieron que no sería aceptada en la comunidad judía ultra ortodoxa, y mucho menos encontraría un marido y tener hijos, pero tenía fe en que lograría ambas metas. 

"Dios había dividido el mar. Él se dará cuenta del resto”, pensó después de la advertencia negativa. 

Luego de estudiar durante un año y medio, su conversión fue completa. A los 25 años, se convirtió ya era una judía ortodoxa. 

Si bien ella no se etiqueta como feminista, cree que el judaísmo apoya a las mujeres. 

"Me siento mucho más empoderada como mujer ahora", dijo. "Quien soy no está atado a mi sexualidad, y eso es increíblemente empoderador. Me veo como una persona mucho más digna como mujer ortodoxa". 

Pero ella admite que a veces tiene dificultades para conectarse con otras mujeres hasídicas. 

"Hay algunas brechas enormes", dice ella. "Estamos educados de diferentes maneras, pero encuentro otras formas de relacionarme con ellos". 

Encontrar un esposo ultra ortodoxo tampoco fue fácil. 

A diferencia de sus compañeros no casados ​​en la comunidad, ella dice que a sus 18 años de edad, no era virgen. 

En 2011, conoció a su compañero Hasid Yisroel Chervony, un inmigrante ucraniano de Odessa que había crecido como un judío secular. Sus brazos estaban cubiertos de tatuajes, una transgresión contra la ley religiosa judía, y tenía un pasado accidentado. Pero a los 27 años, después de una temporada en la cárcel, se dedicó a vivir una vida ultra ortodoxa. 

Estuvieron comprometidos después de un noviazgo de tres semanas en el que nunca se tocaron. Un mes después, se casaron frente a 300 asistentes en un salón de bodas de Flatbush en Brooklyn. Su madre, que estaba de viaje, no asistió, aunque su padre estaba presente. 

Después de la boda, se afeitó obedientemente la cabeza y comenzó a usar una peluca, como es habitual para las mujeres hasídicas. 

En 2014, dio a luz a sus gemelos Moshe y Esther. 

La vida fue buena, con su esposo estudiando durante el día y trabajando de noche mientras cuidaba a los niños, hasta que un día en mayo de 2015, cuando descubrió a su esposo desplomado en el piso, paramédicos lo declararon muerto en la escena. 

Aunque la causa oficial de la muerte fue un ataque al corazón, ella cree que sufrió una recaída y sucumbió a la adicción a la heroína que lo había atormentado años antes. "Encontraron una aguja con él", recordó ella. 

Ahora es madre soltera que vive en el vecindario judío de Crown Heights en Brooklyn y trabaja para una empresa de procesamiento de tarjetas de crédito. Chervony sigue siendo profundamente religiosa y ha intentado salir con otros hasídicos, aunque tiene poco tiempo para el romance. 

Su apartamento está a solo 15 minutos en auto del que ella creció, pero también está a mundos de distancia. 

"Soy todas estas cosas y compensan lo que soy", dijo Chervony, que está escribiendo una memoria. 

"Incluso las partes que son aparentemente contradictorias", adelantó.




0 comentarios:

Publicar un comentario