'
ÚLTIMAS
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ADVERTENCIA A COMENTARIOS ANÓNIMOS

Debido al carácter irresponsable y poner en riesgo la moral y la buena imagen de protagonistas de las noticias, no se aceptarán comentarios anónimos.
diarioextrainfo.com los eliminará de inmediato.


Fuerte ola de calor azota Nueva York durante toda la semana

miércoles, 7 de febrero de 2018

Consulado asume caso de dominicano condenado por dos asesinatos en 1991 y pide clemencia para deportación

Miguel Cruz Tejada - miércoles, febrero 07, 2018





NUEVA YORK._ El equipo legal del consulado general con sede en esta ciudad, asumió el caso judicial del dominicano César Rondón, que también usaba el nombre falso de “Freed Carabello”, y condenado en 1991 a dos sentencias de 25 años por sendos asesinatos conectados al narcotráfico. 


NUEVA YORK._ Al centro, el cónsul Carlos A. Castillo, el vicecónsul Tamayo Tejada y la asistenta Francis Batista. A la derecha, el fiscal de Brooklyn, Eric González. (Fotos fuente externa)





Rondón, ahora de 46 años de edad, está pidiendo clemencia para que se le conmute el tiempo que le queda de la segunda sentencia, y quiere ser deportado a brevedad a la República Dominicana. 

Es indocumentado en los Estados Unidos y aunque ha mantenido la inocencia en ambos homicidios, admitió que formaba parte de una banda de traficantes de drogas en El Bronx y que andaba armado en las calles, por lo que aunque se le anule la pena, será repatriado, a pesar de que podría calificar para una residencia especial por su cooperación con los investigadores. 

El cónsul general Carlos A. Castillo, encabezó una representación del equipo legal de la sede, integrada por el doctor Tamayo Tejada, vicecónsul a cargo de los casos y la asistente Francisca Batista, visitaron el preso ayer en la cárcel federal de Manhattan (Centro Metropolitano de Corrección), donde conversaron con el recluso, respecto al caso. 

Después de escuchar los detalles, Castillo instruyó al Departamento Legal para que de seguimiento al caso. 

Tamayo dijo que Rondón es un dominicano inmigrante que llegó a Puerto Rico y de esa isla a Nueva York en 1990. 

Se dedicó a vender drogas y se enroló en una banda violenta. Lo acusaron de dos asesinatos en El Bronx y Brooklyn, juzgado en tribunales de esos condados y condenado a 25 años, que debe cumplir simultáneamente. 

Cumplió la sentencia impuesta en la corte de El Bronx y le faltan tres años para completar la segunda sentencia del tribunal en Brooklyn, explicó Tamayo. 

Rondón, niega que haya matado a las víctimas y el FBI lo ayudó a sentencias reducidas, porque él cooperó con las investigaciones. 

“El caso no se irá al fondo del asunto y el fiscal de Brooklyn, Eric González, podría autorizar una revisión administrativa de la sentencia y que pueda salir de la cárcel para ser deportado a la República Dominicana”, informó Tamayo. 

“Él está en un programa de revisión de sentencia y parece que va a ser positivo, que saldrá favorecido, estamos solicitando una reunión con el fiscal y con la encargada de revisión”, agregó el vicecónsul. 

Rondón, alega que fue víctima de una manipulación para incriminarlo siendo inocente, pero admite su participación en la banda que traficaba las drogas. 

Pero debido a su cooperación con los federales, podría aplicar para el beneficio de protección de testigos, aunque su deseo es ser repatriado. 

Tamayo dijo que el trabajo del equipo legal es agilizar los trámites para que salga de la prisión y sea deportado, obedeciendo al deseo del preso. 

La visita a Rondón en la cárcel federal, forma parte del recorrido que Castillo viene realizando por las diferentes prisiones de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Pensilvania, para conocer la situación de los reos criollos. 

En sus numerosas visitas a las cárceles bajo su jurisdicción, el cónsul ha logrado la libertad del dominicano Tairón Luis Cabrera, de 31 años, quien se encontraba preso en el Centro Federal de Detención de Batavia en Búfalo y a punto de ser deportado. 

También consiguió la libertad de tres dominicanas presas en Brooklyn, quienes eran violadas por carceleros. A esas reclusas el consulado les prestó asistencia jurídica y pagó $12 mil dólares en fianza para lograr que fueran liberadas hasta nuevo juicio, ya que estaban en la lista de deportación. 

Castillo ha reiterado que vino a cumplir con las instrucciones del presidente Danilo Medina de que una de las principales funciones de los cónsules es la protección de sus ciudadanos y la promoción de los más genuinos valores que identifican a la nación dominicana, así como contribuir al desarrollo, crecimiento y enriquecimiento moral y espiritual de la comunidad dominicana en el exterior. 

La comitiva consular fue recibida por las autoridades carcelarias de la cárcel federal, que alberga a presos de todos los niveles de máxima seguridad, localizada en el 150 de Park Row, en Manhattan.




0 comentarios:

Publicar un comentario