Un retardado agrede paramédico dominicana cuando llegaba al hospital en la ambulancia ~ ´


¡ALERTA! La NASA lanza al espacio un temible patógeno en su lucha contra las superbacterias, según televisión Rusa

Un retardado agrede paramédico dominicana cuando llegaba al hospital en la ambulancia

Miguel Cruz Tejada - diciembre 12, 2016




NUEVA YORK._ A pocas cuadras de llegar al hospital Brookdale en Brooklyn, donde era transportado en una ambulancia, un retardado se revoleteó en el trayecto, agarró uno de los equipos y golpeó severamente a la paramédico dominicana Tara Reyes de 33 años de edad, quien lo atendía.

NUEVA YORK._ La paramédico Tara Reyes, golpeada por un retardado que atendía en la ambulancia y que la agredió antes de llegar al hospital. (FotoS Debbie Egan - Chin / NY Daily News)
Le dio en la cabeza y la cara con el instrumento.

El incidente ocurrió el sábado, cuando Reyes y su compañero de ambulancia, fueron enviados a atender el retardado, en respuesta a llamadas al 911 

Reyes quedó con un labio partido y el rostro golpeado después de que el paciente, no identificado.

"Fue horrible", dijo Reyes, que mide 5´4 de estatura en un relato al tabloide NY Post.

"Él estaba completamente en calma, y ​​luego cuando le pregunté si tenía algún tipo de alergia a alimentos o medicamentos, que acaba porque había que averiguar cómo perdió el conocimiento, se violentó", dijo el técnico de emergencias médicas.

El paciente, un hombre de 27 años de edad, de complexión media y alrededor de 5´11 pies, se agachó y se desabrochó el cinturón de seguridad, lanzándose hacia adelante.

"Ni siquiera tuve tiempo para pronunciar cualquier palabra porque me dio un puñetazo en la cara", dijo Reyes, que estaba sola en la parte trasera de la ambulancia con el retardado

Su compañero, Leo Ospini, conducía. Los dos técnicos médicos del Departamento de Bomberos, (FDNY) trabajan en la estación 39 en el Este de Nueva York.

"Grité pidiendo ayuda, yo estaba gritando a Leo y yo levanté las tablas que tenemos, que son realmente grandes, y pesadas para tratar de protegerme", dijo.

"Me agaché, le di la espalda a él y le tapé la cara y la cabeza lo mejor que pude", dijo Reyes. "Nunca había estado tan asustada".

Ella narra que fue sólo cuestión de segundos hasta que su compañero detuvo la ambulancia, abrió la puerta de atrás y arrastró al hombre enloquecido hacia fuera, deteniendo la golpiza contra Reyes.

Pero fue tiempo suficiente para que Reyes recibiera contusiones en la cara, la cabeza y espalda, además de una cortadura a en el lado derecho de su cara y otra en el interior de su labio.

Sus manos también están hinchadas al tratar de amortiguar los golpes, cubriéndose la cara.

"Estoy muy agradecida de Leo, estaba allí y me ayudó”, dijo Reyes, que es madre de dos niños pequeños.

La llamada se recibió en el 911 a las 3:00 de la tarde del sábado, cuando Reyes y Ospini fueron enviados al edificio 1900 de la calle Sterling Place en Brooklyn.

Pero cuando Reyes y su compañero llegaron a la instalación, un hogar para adultos con enfermedades mentales graves y trastornos de abuso de drogas y alcohol, para atender tres casos, sólo uno, dejó que los paramédicos lo atendieran.

"Los otros dos se habían ido. La policía estaba allí, pero el paciente restante estaba sentado en el interior esperando. Dijo que quería ir al hospital para recibir su medicación debido a que el personal de la institución no le daría ninguna ", cuenta Reyes.

Ella le hizo varias preguntas para evaluar su estado mental y lo había juzgado como seguro para transportarlo en la ambulancia al hospital, explicó.

"Le pregunté, en base a nuestro protocolo, si tenía sentimientos que le harían hacerse daño a sí mismo y a otros, y dijo que no. Se comportó compatible y cooperativo", dijo Reyes.

Ella y su compañero le dijeron a los policías que podían manejar al paciente por su cuenta, por lo que los oficiales se fueron de la escena.

"Es nuestro criterio pedirle una escolta o no a la policía, siempre vienen y nos preguntan, pero en este caso no parecía necesario," dijo.

Cuando el paciente se violentó momentos después, camino al hospital Brookdale, Reyes y Ospini trataron de obtener protección de la policía.

"Cuando llamamos por radio a la policía, un montón de otros equipos de emergencias, vinieron de inmediato", dijo Reyes. "Ellos ayudaron a Leo a mantener al paciente hasta que llegó la policía".

Pero ella tuvo que ser transportada en otra ambulancia por separado, mientras el paciente fue llevado al hospital Kings County.

Después de varias horas de tomografías computarizadas y pruebas, fue dada de alta con una advertencia para chequearle la conmoción del cerebro.

"Fue la cosa más espantosa que me ha pasado en seis años como una técnica de emergencias", dijo Reyes. 

"Me encanta mi trabajo, pero a veces la gente no entiende lo difícil que es para hacerlo”, señaló.



0 comentarios:

Publicar un comentario

INSTAGRAM

Instagram