;


'
RESUMEN



La JCE RD cumplió con exitoso montaje de elecciones municipales, presidenciales y congresuales 2024; consolida confianza de votantes y sociedad por transparencia en proceso; partidos fallaron en convocatoria Falsa cirujana dominicana sentenciada a entre 4 y 8 años por muerte de mujer en 2018 a la que le inyectó silicona en trasero y muslos


Falsa cirujana dominicana sentenciada a entre 4 y 8 años por muerte de mujer en 2018 a la que le inyectó silicona en trasero y muslos

 

NUEVA YORK._ Una falsa cirujana estética dominicana, Whalesca Castillo de 48 años de edad, fue sentenciada ayer jueves a entre  y 8 años de cárcel por la muerte de Lesbia Ayala (44) a quien le provocó una embolia cerebral después de inyectarle silicona en las nalgas y los muslos en un consultorio clandestino que mantenía en su apartamento en El Bronx.

NUEVA YORK._  Una falsa cirujana estética dominicana, Whalesca Castillo de 48 años de edad, fue sentenciada ayer jueves a entre  y 8 años de cárcel por la muerte de Lesbia Ayala (44) a quien le provocó una embolia cerebral. (Fuente externa).

Ayala, quien viajó desde Pensilvania y le pagó $1,500 dólares a Castillo que era la tarifa que cobraba murió en junio de 2018.

La benévola sentencia en base a un acuerdo de culpabilidad entre los abogados de Castillo y los fiscales, es rechazada por los familiares de la víctima que sostienen que 4 años no son suficientes.

Castillo había sido condenada previamente por la misma práctica cuando también dejó otra mujer grave y cumplió sentencia desde 2012 cuando fue declarada culpable, y sentenciada a un año de prisión y al pago de  $100,000 dólares por administrar ilegalmente una clínica cosmética nocturna en su casa en El Bronx que operaba sin licencia.

Una hermana de la muerta dijo que el juez no tomó en cuenta el antecedente criminal de Castillo para beneficiarle con una condena tan leve.

"Desde que esto pasó me he arrepentido muchísimo. Estoy muy avergonzada por mí y por mi familia porque no fue así como me criaron", dijo Castillo en el tribunal.

El juez consideró varios factores para determinar la sentencia, y le impuso la pena con liberta supervisada por 4 años después que cumpla la mitad de la sentencia, y exhortó a Castillo a reflexionar sobre sus acciones y su impacto.

Después de ser puesta  en libertad condicional, dos años después Castillo, fue enviada de nuevo a prisión luego que la sorprendieran realizando los mismos procedimientos.

Por la muerte de Ayala, fue acusada el de homicidio involuntario,  homicidio, negligencia criminal y ejercicio no autorizado de una profesión.

Pedía a los pacientes no buscar tratamiento médico cuando experimentaban dolor o sangrado.

La policía fue llamada a la casa de Castillo y encontró a Ayala con un paro cardíaco.

Ayala fue trasladada de urgencia al hospital, donde fue declarada muerta. Su muerte fue declarada homicidio por el médico forense.

Castillo, quien fue acusado de homicidio involuntario, homicidio por negligencia criminal y ejercicio no autorizado de una profesión, tenía previsto comparecer ante el tribunal el jueves.

Las inyecciones de silicona líquida no están aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para cirugía estética, pero las inyecciones de silicona sin licencia pueden ser una alternativa barata a los procedimientos aprobados que involucran la transferencia de grasa o los implantes de gel de silicona.

Los expertos dicen que incluso el procedimiento de transferencia de grasa aprobado por la FDA para el aumento de glúteos es más peligroso que otras cirugías estéticas.

La Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos estima que el levantamiento de glúteos brasileño tiene una tasa de mortalidad de hasta uno de cada 3.000 pacientes.

 

 

Publicar un comentario

0 Comentarios




 La Plaza Duarte en el Alto Manhattan sigue siendo refugio de adictos, indigentes y desaprensivos



 

NUEVA YORK._ La plazoleta Duarte Square situada en el centro de las avenidas Broadway y Saint Nicholas y la calle 170  en el Alto Manhattan sigue siendo refugio de adictos, indigentes y desaprensivos sin que las autoridades ni los oficiales electos dominicanos hagan nada para controlar el espacio que rinde tributo a Juan Pablo Duarte y Diez, fundador de la República Dominicana. (Fotos Miguel Cruz Tejada)