Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tirador asegura que no fue a matar al ex pelotero David Ortiz, sino a otro

lunes, 10 de diciembre de 2018

Restaurante “La Marina” en el Alto Manhattan sería cerrado después de suspensión licencia de alcohol

Miguel Cruz Tejada - lunes, diciembre 10, 2018

 



NUEVA YORK._ El popular restaurante “La Marina” de la calle Dickman en el Alto Manhattan, sería cerrado por las autoridades, después que la Autoridad de Licores del Estado (SLA), le quitó la licencia para vender alcohol, luego que investigadores encubiertos encontraron que se les estaba vendiendo bebidas a menores de edad. 


NUEVA YORK._ El restaurante “La Marina” en el Alto Manhattan, enfrenta cierre permanente por docenas de violaciones a las leyes municipales y estatales que regulan esos negocios. (Foto fuente externa).


Para la medida, el estado también tomó en cuenta la acusación de que el restaurante, copropiedad del reconocido activista dominicano Fernando Mateo, vocero de la Federación de Taxistas y el grupo Bodegueros Unidos de América, contra el manager Christian Méndez, también dominicano, mantenía un activo punto dentro del negocio para traficar drogas como heroína, fentanilo, cocaína, marihuana y pastillas controladas como Éxtasis. 

Mateo, fue coordinador de la campaña reeleccionista del entonces alcalde Michael Bloomberg y formó de un grupo de recaudadores para las campañas del actual alcalde Bill de Blasio, varios de los cuales son enjuiciados por actos corruptos, junto a altos oficiales de la policía. 

Méndez, fue arrestado en octubre, después que les ofreció a policías encubiertos, conseguirles la cantidad de kilos que ellos necesitaran, según los fiscales. 

Pero, estos no son los únicos escándalos que embarran el nombre de “La Marina”, un restaurante tipo resort y ubicado en la ribera del río Hudson, al final de la popular calle en el vecindario Inwood. 

Los dueños, se han estado enfrentando a la ira de los residentes, por frecuentes peleas armadas, heridos y desórdenes en las madrugadas, además de que el servicio de Vallet Parking, también le fue cancelado en septiembre porque supuestamente los encargados de aparcar los vehículos de los clientes, manipulaban la señales de oficiales de tránsito de la ciudad para rentarles los espacios. 

Después de eso, el Departamento de Salud envió inspectores que comprobaron que la cocina del restaurante violaba los estándares de salubridad pública y hallaron ratas, cucarachas y otros bichos en el área de cocinar y preparar la comida. 

Las violaciones, el negocio las acumula por docenas. 

Se ordenó a “La Marina” que deje de servir el alcohol de inmediato en una orden de suspensión sumaria de emergencia emitida la semana pasada. 

"Tomé licencias y las revoqué por mucho menos que esto", dijo el presidente del SLA, Vincent Bradley, durante una audiencia el miércoles. 

"Este lugar es un riesgo de seguridad para el público, para sus empleados y para cualquier otra persona en este vecindario en cuanto a las drogas y todos los demás cargos", añadió el funcionario. 

El tabloide NY Post dijo que Mateo, se enredó en las acusaciones de pago por juego que rodeaban a de Blasio, cuando admitió en The Post en 2016 que había canalizado $18,800 en donaciones a la campaña del alcalde en un intento fallido de conseguir un puesto en la ciudad para una asociada. 

En marzo de 2017, tanto los federales como la Oficina del Fiscal del Distrito de Manhattan dijeron que no presentarían cargos contra de Blasio luego de largas investigaciones, y Mateo nunca fue acusado por sus admisiones. 

Desde julio, el SLA ha golpeado a “La Marina” con 88 infracciones, que incluyen servir alcohol a menores y clientes ebrios, no cumplir con los códigos de salud y seguridad, y permitir el tráfico de drogas en las instalaciones. 

El 20 de noviembre, el gerente del bar de La Marina, Christian Méndez, de 33 años, fue arrestado por vender cocaína, oxicodona y marihuana a policías encubiertos siete veces desde fines de julio, dijo la policía. 

Méndez, quien fue cancelado desde entonces, supuestamente tenía 32 píldoras de éxtasis cuando fue arrestado. Él niega los cargos. 

En julio, después de años de quejas de la comunidad sobre las operaciones de “La Marina”, los policías hicieron una redada de varias agencias que descubrieron decenas de violaciones de los códigos de salud, falta de salidas de emergencias en caso de incendios y construcciones. 

El restaurante se vio obligado a cerrar temporalmente cuando se evaluaron 74 puntos, más del doble del número que recibe a los restaurantes con la calificación "C" más baja posible, por su condición de inmundicia. 

Geoffrey Croft, del grupo de vigilancia del Gobierno de Nueva York, Park Advocates, acusó a “La Marina” de obtener privilegios del ayuntamiento durante muchos años. 

"El acuerdo de licencia de La Marina con el Departamento de Parques debería haberse cancelado hace años debido a las violaciones", dijo. 

“En cambio, ese restaurante siguió estando protegido por la política y las conexiones de Mateo. Ningún otro negocio en la ciudad podría operar de esta manera", añadió el activista. 

El restaurante, que abrió sus puertas en 2012, opera desde el Día de los Caídos hasta el mes de septiembre en virtud de un contrato de 15 años con el Departamento de Parques. 

El acuerdo también incluye una disposición que permite bodas, conciertos y otros eventos durante todo el año, pero el Departamento de Parques el mes pasado prohibió cualquier evento especial hasta nuevo aviso. 

Un correo electrónico del 23 de noviembre dijo que los funcionarios estaban seriamente preocupados de que los propietarios de “La Marina” no podían administrar el negocio de una manera segura. 

El contrato de la ciudad con “La Marina” incluye una cláusula de escape para actividades ilegales, y una portavoz dijo que el Departamento de Parques estaba determinando a dar los próximos pasos con respecto al acuerdo. 

La portavoz Crystal Howard también insistió en que todas las empresas con contratos del Departamento de Parques fueron tratadas con el mismo nivel de supervisión. 

Un socio comercial, Josh Rosen, no respondió los mensajes relacionados con la medida de la Autoridad de Licores, pero el mes pasado dijo a que el arresto de Méndez fue un incidente aislado y que “La Marina” tiene la intención de corregir todas las violaciones pendientes cuando sea necesario. 

 


0 comentarios:

Publicar un comentario