'
ÚLTIMAS
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Lluvias, vientos y aguaceros matizan el comienzo del otoño 2018 en Nueva York

martes, 11 de septiembre de 2018

Crece repudio a senadora por dar espalda a dominicanas que aspiran en distritos de Westchester

Miguel Cruz Tejada - martes, septiembre 11, 2018





NUEVA YORK. _ Aunque la senadora estatal Marisol Alcántara proclama que los electores del Alto Manhattan, tienen que votar por ella porque es dominicana, el repudio a su candidatura reeleccionista en las primarias demócratas de este jueves 13 de septiembre es cada vez más creciente, debido que ha dado la espalda a sus compatriotas Virginia Pérez, una legisladora de Westchester que aspira al senado por el distrito 35 y a Martina Guzmán, que busca ser electa líder demócrata de esa demarcación en el mismo condado. 

NUEVA YORK. _ La legisladora Virginia Pérez y la activista Martina Guzmán, dos dominicanas que aspiran en Westchester al senado y líder de distrito y a las cuales, la senadora Alcántara (en recuadro) les ha dado la espalda. (Fotos fuente externa).


En un acto reciente, Alcántara, acusó al congresista Adriano Espaillat de querer destruirla y no apoyar a los aspirantes dominicanos y dominicanas, pero ella denegó su respaldo a Pérez y Guzmán y se unió a la campaña de la senadora Andrea Stewart Cousins, que ocupa el escaño desde 2006 y ha cerrado el paso al liderazgo emergente de ambos sexos en los distritos de Westchester. 

“Si el congresista se lanza otra vez, yo lo apoyo porque él es dominicano”, dijo Alcántara la semana pasada en un acto público en un restaurante del Alto Manhattan. 

“Hay puestos dominicanos en peligro, como el de Peralta y yo, por lo que, como dominicanos, tenemos que demostrar que a nosotros se nos respeta, el jueves 13 de septiembre”, añadió. 

Calificó de “chismosos” a los activistas que encabezaron la lucha para que se eliminaran las líneas de bicicletas en Inwood, en alusión indirecta a los empresarios Jaime Vargas y Cirilo Moronta, quienes protagonizaron los reclamos. 

“En vez de estar de chismosos con las líneas de las bicicletas, deberían estar defendiendo el honor del dominicano”, señaló. 

Pero a esa insistencia en reclamar el voto porque ella es “dominicana”, nunca mencionó las aspiraciones de Virginia y Martina en Westchester y ya se había comprometido con Cousins, a sabiendas de que la legisladora Pérez, está retando a la reeleccionista afroamericana desde 2014. 

Pérez que es miembro de la asamblea legislativa por el distrito 17 en Westchester, dijo cuando lanzó su candidatura a senadora que "le hemos dado una oportunidad tras otra después de la oportunidad de cambiar las cosas, para ofrecer a nuestra comunidad, y no hemos obtenido resultados ni devoluciones", dijo Pérez sobre Stewart Cousins ​​el viernes. 

"Entonces, cuando mi comunidad me llama después del ciclo de elecciones diciéndome que quieren que los represente en esa capacidad, yo, como su representante, estoy obligada a responder su llamada"., añadió Pérez. 

El Comisionado de Elecciones Democráticas de Westchester, Reggie LaFayette, dijo que Pérez presentó su petición ante la Junta Electoral con 1.052 firmas confirmadas, más de las 1.000 que necesitaba para estar en la boleta de las primarias de este jueves 13 de septiembre. 





QUIEN ES VIRGINIA 

Virginia Pérez nació en la República Dominicana y llegó a los Estados Unidos con su familia cuando era niña. Asistió a las escuelas públicas de Yonkers y se graduó de Saunders Trade and Technical High School. Al querer permanecer cerca de su familia, decidió asistir a Monroe Community College, donde adquirió títulos en Hospitality and Business Management. Durante la universidad le otorgaron una pasantía en el prestigioso Hotel Plaza y el hotel la contrató inmediatamente después de graduarse. 

Su carrera en la industria de la hospitalidad le brindó la oportunidad de viajar y la fascinación de Virginia por las culturas y lenguas extranjeras la ha llevado de Estambul a Marruecos, de Lima a Madrid. 

A fines de 2007, cuando el huracán Noel arrasó la República Dominicana, Virginia movilizó a la comunidad del suroeste de Yonkers. Usando la sala de estar de sus padres como sede, recolectó diez grandes contenedores de alimentos, agua, ropa, zapatos, medicinas, juguetes y más. Ella siguió con el envío de ellos y vio que se distribuyeron con éxito a las familias en extrema necesidad en la isla. 

Virginia compró su primer hogar a la edad de veinticinco y sigue alentando a amigos y familiares a hacer lo mismo como una influencia estabilizadora en la comunidad. Incluso antes de la muerte trágica de su hermano Martin, ella era una defensora abierta de un enfoque colectivo en el problema delictivo del vecindario que desalentaba la inversión en propiedad y perpetuaba un ciclo de propiedad ausente. 

Cuando su hermano fue asesinado, primero trató de organizar un programa de vigilancia vecinal titulado Ayuda a Yonkers en el MAP (Martin Antonio Pérez). Ella aprendió rápidamente que, sin leyes fuertes y exigibles para disuadir la violencia de pandillas, los ciudadanos más vigilantes eran virtualmente impotentes contra el crimen. Ella comenzó a cabildear en el Senado Estatal para aprobar una legislación que llamó la Ley de Martin. Requiere que los propietarios, los propietarios y las compañías de administración asuman más responsabilidad por la seguridad de sus inquilinos y el público en general. Frustrada por la lentitud del proceso político, decidió que ella misma debía postularse para prestar testimonio del efecto devastador del crimen violento sin sentido en una familia y una comunidad. 

Virginia Pérez es considerada un excelente ejemplo de una joven ciudadana con una carrera floreciente en la industria privada que se siente llamada al servicio público por todas las razones correctas. 

Ella tiene un amor permanente por su comunidad y quiere elevar no solo el nivel de vida de sus vecinos, sino también sus expectativas de lo que pueden lograr en la vida a través del trabajo duro y la educación. 

El objetivo de Virginia es educar a su gente sobre el valor de organizarse como comunidad y sobre el beneficio de responsabilizar a los funcionarios electos por su comportamiento.


0 comentarios:

Publicar un comentario