'
ÚLTIMAS
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Fuerte ola de calor azota Nueva York durante toda la semana

jueves, 3 de mayo de 2018

Pastor dominicano enjuiciado por violaciones sexuales oraba por genitales de las víctimas

Miguel Cruz Tejada - jueves, mayo 03, 2018





NUEVA YORK._ El pastor dominicano Gregorio Martínez, enjuiciado por violaciones sexuales a varios menores cuando ejercía el ministerio en nueva Jersey, oraba primero por los genitales de las víctimas y luego las abusaba, según declaró ayer miércoles uno de los presuntos abusados, en el juicio que se le sigue en la Corte Superior del Condado Hudson, por abusar de un menor de 18 años edad, uno de varios casos en los que está implicado. 


NUEVA YORK._ El pastor Gregorio Martínez, oraba por los genitales, antes de abusar sexualmente de sus víctimas, según testificó uno de los supuestos abusados.

“Oró por mis genitales antes de abusarme sexualmente”, dijo la víctima que ahora tiene 27 años. 

El abuso se produjo en 2009, cuando Martínez se transportaba con numerosos jóvenes hacia una iglesia en North Bergen (Nueva Jersey). 

"Este no es un caso sobre la fe", dijo el fiscal adjunto del condado de Hudson, Andrew Baginski, en sus argumentos de apertura durante el inicio del juicio ayer en la mañana. 

Martínez, de 50 años de edad, fue sentenciado a cuatro años por el asalto sexual de un menor de 13 y a cinco años de libertad condicional a principios de este año. 

"Quienes ocupan cargos de autoridad en nuestra comunidad religiosa tienen mucho poder del que pueden abusar", dijo el fiscal Baginski. 

"La evidencia en este caso mostrará que Gregorio Martínez usó el poder que tuvo para besar y tocar el pene de un joven para su satisfacción sexual", añadió. 

"No se trata de la fe", dijo el abogado defensor Daniel González en su declaración de apertura. "Se trata de un hombre joven que dice que algo le sucedió a él. Un hombre de 18 años, que vas a escuchar de su propia boca, se bajó los pantalones, se bajó la ropa interior, todo por su cuenta". 

González sugirió que la presunta víctima estaba avergonzada de haber tenido una relación sexual con un hombre y la disfrazó alegando que había sido agredido sexualmente. 

La presunta víctima, nativo de Jersey City, dijo que conoció a Martínez en 2008, en un momento en que estaba perdido y muy antisocial. 

"Era muy conocido en los Estados Unidos y en todo el mundo", dijo el testigo sobre Martínez. 

"Dijo que Dios lo puso en esta tierra para orar por nosotros. Solo quería orar por nosotros. Lo veía como alguien que era un mentor, un guía", añadió el declarante. 

El hombre dijo que en un largo viaje a un servicio de oración, Martínez se acercó y tocó su zona de la entrepierna. 

"Estaba muy conmocionado y confundido y simplemente tomé su mano y la tiré a un lado", dijo el joven añadiendo que asistió a por lo menos tres servicios de oración de dos a tres horas cada semana, dirigidos por Martínez. 

El hombre dijo que en otra ocasión, Martínez y la presunta víctima estaban solos en un centro de atención cuando el pastor dijo que quería rezar por él. Dijo que esta vez, Martínez metió la mano dentro de sus pantalones. 

"Estaba muy conmocionado y confundido por la forma en que lo hizo, comenzó con la oración", dijo. "Cerramos los ojos y él simplemente entraba y me agarraba y comenzaba". 

Finalmente, el hombre dijo que Martínez llegó a su casa sin avisar un día, lo llevó aparte y le preguntó sobre sus hábitos sexuales. 

Relató que Martínez se preocupó y le dijo que quería orar por él y entraron. 

Martínez oró y luego le dijo que quería rezar por sus genitales. El testigo dijo que se bajó los pantalones y la ropa interior y Martínez rezó por sus genitales, que también tocó y besó. 

"Pensé que esto era realmente lo correcto: rezar por una parte del cuerpo si se estaba metiendo contigo", dijo el hombre. 

Pero bajo el interrogatorio cruzado, el admitió que cuando fue entrevistado por primera vez por los detectives en 2015, dijo que cuando conoció a Martínez, pensó que podría ser un homosexual, que no confiaba en el pastor y que había algo sospechoso en él. 

El abogado señaló que el hombre proporcionó más detalles en el estrado que cuando los detectives entrevistaron hace tres años. 

Le preguntaron si su memoria era mejor entonces o ahora. La supuesta víctima dijo "probablemente diría que sí, en 2015". 

Martínez enfrenta de cinco a 10 años de prisión si es declarado culpable.



0 comentarios:

Publicar un comentario