'
ÚLTIMAS
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Lluvias, vientos y aguaceros matizan el comienzo del otoño 2018 en Nueva York

lunes, 26 de febrero de 2018

Viuda de Huáscar Tejeda dice desaparición de cadáveres de ajusticiadores es secreto mejor guardado de trujillistas

Miguel Cruz Tejada - lunes, febrero 26, 2018



NUEVA YORK._ La señora María Leonor González (Lindin), viuda del ingeniero Huáscar Antonio Tejeda Pimentel, uno de los ajusticiadores del tirano Rafael Leónidas Trujillo Molina, y ejecutado junto a otros cinco compañeros de conspiración en la Hacienda María en San Cristóbal, dijo que la desaparición de los cadáveres de su esposo y sus compañeros, es el secreto mejor guardo de los trujillistas. 

NUEVA YORK._ María Leonor González (Lindin), viuda Tejeda, dice que la desaparición de los cadáveres de su esposo y otros ajusticiadores, es el secreto mejor guardado por los trujillistas. (Fotos fuente externa).











Ella relató los últimos momentos vividos junto a su esposo, del que estaba embarazada el 30 de mayo de 1961, día del ajusticiamiento en un reportaje titulado “Las Víctimas de Trujillo”, realizado por la reportera dominicana Esperanza Ceballos y transmitido por el canal 41 de Univisión. 

“Antes de salir de la casa, él me dijo que no sabía si regresaría vivo, porque su misión era la de manejar el carro que serviría de barrera al de Trujillo, para que no se escapara”, dijo. 

“Me dijo que esa iba a ser la noche. Puede que salga muerto, porque si en carro en que irá Antonio de la Maza, no logran matar a Trujillo, entonces el carro en el que yo voy a estar montado tiene que servir de barrera para que Trujillo choque conmigo”, recordó la viuda que le dijo su esposo. 

Lindin, como es conocida en el país, reseñó que Tejeda le dijo también que el hijo que esperaban iba a nacer en la era de la libertad. 

“Ja, ja, cua, cua… me eché y a reír y le dije que con ese cuento me tienen a mi dormida desde que yo nací”, le respondió ella a su esposo. 

Pero antes de las 10:00 de la noche de ese 30 de mayo, los complotados, emboscaron a Trujillo en la avenida Malecón (hoy 30 de Mayo), mientras el tirano viajaba sin escolta hacia San Cristóbal y sólo con su chofer. 

“Cuando regresó, Wascar me dijo: Lindin, vámonos que acabamos de matar a Trujillo”, narró la viuda. 

“El cielo y la tierra se me juntaron”, agregó. 

Wascar le contó que de la Maza le pidió tirarle el carro a Trujillo, “que estaba como trastabillando”, con siete balazos, uno de los plomos en un brazo. 

“Estaba mal herido y agarrándose en el carro, porque Antonio de la Maza ya le había pegado un tiro en el costado y logró sacarlo del carro”, relató la viuda. 

Recordó que el chofer de Trujillo logró escapar herido y posiblemente fue quien delató e identificó a los ajusticiadores. 

“Wascar me preguntó que si yo quería ver a Trujillo muerto en el carro, le dije que no y hoy me pesa no haberlo visto”, dijo Lindin. 

Ella confirmó que de la Maza, nativo de Moca, le dio el tiro de gracia en la boca a Trujillo y dijo: “este Guaraguao no come más pollos”. 

Tejeda, fue capturado junto a cinco de sus compañeros de ajusticiamiento y asesinado en la Hacienda María en San Cristóbal por Ramfis Trujillo, hijo del dictador y los sicarios y ejecutores del régimen, Gilberto Sánchez Rubirosa y Luis José León Estévez, el 18 de noviembre de 1961, después de ser secuestrados por esbirros del Servicio de Inteligencia Militar (SIM). 

Junto él, fueron ejecutados Pedro Livio Cedeño, Salvador Estrella Sadhalá, Tunti Cáceres Michel y Modesto Díaz. 

Los cuerpos de los ejecutados nunca aparecieron. 

La viuda dijo que “la desaparición de los cadáveres, es el secreto mejor guardado de los trujillistas, jamás pude verlo muerto, no sabemos dónde tiraron esos seis cadáveres”. 

La viuda dijo que a través de amistades, fue el SIM logró ubicar a los complotados y Huáscar, fue capturado tres días después del ajusticiamiento. 

Ella también fue apresada junto a las esposas de los demás, pero liberadas posteriormente. 

Tejeda, se graduó de ingeniero civil en la Universidad de Connecticut (Estados Unidos) y regresó en 1954 a la República Dominicana, integrándose a la resistencia contra la dictadura y llamaba monstruo a Trujillo.




0 comentarios:

Publicar un comentario