'
ÚLTIMAS

Alcalde dominicano en Nueva Jersey desmantela altar de la Virgen de Guadalupe que tenía 14 años de instalado

Miguel Cruz Tejada - agosto 17, 2017




NUEVA YORK._ Usando una pala mecánica y trabajadores del ayuntamiento armados de sierras, taladros, escaleras y otras herramientas, el alcalde dominicano de Passaic en Nueva Jersey, Héctor Lora, ordenó desmantelar ayer miércoles, el altar dedicado a la Virgen de Guadalupe, patrona nacional de México, que había sido levantado desde hace 14 años, cuando sus fieles, dijeron que la “santa” apareció en el tronco de un árbol, en la calle y allí, comenzaron la construcción de la ermita y pintaron dos murales en sendas paredes, que previamente fueron borrados también por órdenes de Lora.

NUEVA YORK._ Una pala mecánica y trabajadores del ayuntamiento de Passaic (Nueva Jersey), desmantelan el altar de la Virgen de Guadalupe ayer miércoles 16 de agosto de 2017. A las derecha, el alcalde dominicano Héctor Lora.


El alcalde, que es un activo pastor de una iglesia evangélica en Nueva Jersey, alegó que había dado un plazo a la organización Mayordomía Guadalupana, responsable de mantener el altar, para que movieran la efigie y sus aperos, porque estaban ocupando un espacio público controlado por el municipio, sin ninguna autorización desde hace más de una década.

El altar y los murales sobrevivieron a poderosas tormentas, vandalismo, vientos tempestuosos, fuertes aguaceros e intentos de destruirlo, pero se mantuvo por los 14 años.

En medio del desmantelamiento de la pequeña capilla, a la que acudían cientos de mexicanos a rezarle a su patrona, la mayoría de los presentes, lloraron al ritmo del estruendo de los ruidos de la pala mecánica y las herramientas usadas para desaparecer el símbolo, erigido en la intersección de la avenida Madison y la calle Hope.

El periódico local Paterson Press, tituló “Passaic tears down shrine to Virgin of Guadalupe” (Passaic derriba el santuario a la Virgen de Guadalupe”. 

Los activistas mexicanos y católicos de otros países, fieles a la virgen, venían criticando al alcalde Lora, y algunos lo han acusado de “incomprensivo”.

Empero, su militancia en una secta radicalmente opuesta a la adoración de los “santos” católicos, no ha sido mencionada por sus críticos.

Lora, ordenó que el santuario fuera removido para recuperar el control del espacio, propiedad del Departamento de Transporte de Nueva Jersey “y así restaurar la separación de la iglesia y el estado”.

El alcalde dominicano dijo que no podía permitir que la exhibición religiosa ocupara permanentemente ese terreno público.

"El santuario estaba ubicado ilegalmente en propiedad pública y su remoción no debería ser una sorpresa", añadió Lora. 

"Durante más de seis meses la ciudad ofreció múltiples soluciones para reubicar el santuario, y todas esas sugerencias fueron rechazadas", dijo. 

Pero explicó que el icono con la una imagen supuestamente aparecida en el pedazo de palo de la virgen, un tronco de madera encerrado en una vitrina, había sido trasladado a un lugar seguro, que no especificó. 

Los estatutos, las velas y las muestras florales fueron entregados al grupo Mayordomía Guadalupana.

El santuario fue resultado del esfuerzo de una comunidad de creyentes en la Guadalupe, construida sobre terreno estatal y sin permisos. A medida que el santuario crecía, los funcionarios de la ciudad simplemente miraban hacia otro lado. 

En 2012, cuando los vándalos atacaron y casi destruyeron el santuario, y a partir de ahí, se despertó el interés de los funcionarios municipales de Passaic.

Y cuando los mexicanos comenzaron a reconstruir el punto de adoración, el ayuntamiento no dijo nada.

El futuro del santuario es incierto. Mayordomia Guadalupana ha estado buscando un nuevo lugar por los últimos seis meses, y ha hablado con varias iglesias, entre ellas, la de San Antonio de Padua en Passaic. 

El grupo también está considerando mover el santuario a una propiedad privada. René Barrera, el vicepresidente de Mayordomía Guadalupana, estuvo en el santuario ayer miércoles con una petición para colocar la virgen en el 42 de la calle Sexta y el 171 de la calla Passaic como espacios alternativos. 

El santuario era el centro religioso de la numerosa comunidad mexicana de Passaic, y su remoción causó un impresionante golpe. Una multitud se reunió y observó en un silencio frío mientras el equipo del Departamento de Obras Públicas de la ciudad desmantelaba el santuario pieza por pieza.

"Me siento tan impotente que estoy parado aquí viéndolos destruir", dijo Delfino Rocha. "La virgen ha estado aquí por 14 años y no estaba molestando a nadie. ¿Por qué tienen que quitarla ahora?" 

Esteban Domínguez, dijo que derribar el santuario probablemente llevaría a protestas en el ayuntamiento.

"El alcalde no le va a gustar lo que va a ser nuestra reacción", dijo. 

La leyenda dice que la virgen se presentó ante un campesino mexicano, Juan Diego en 1531. Los pobres mexicanos le rezan a Nuestra Señora de Guadalupe para pedir ayuda en tiempos difíciles. 

"Creemos que nos dará la fuerza para vivir una vida mejor", dijo Domínguez. "Nos da esperanza, y todo el mundo vive para la esperanza". 

El santuario comenzó a crecer en 2003, cuando dos adolescentes mexicanos estaban cortando con un machete justo al lado de la avenida Hope. Los muchachos llegaron a un tronco del árbol, y uno de ellos, afirmó haber visto la cara de la Virgen María en el palo. 

La presunta aparición se extendió rápidamente como “un milagro” y los creyentes de toda la ciudad y otros lugares, se apresuraron a la escena, que daba paso derecho a lo largo de la ruta 21 que es propiedad del estado. 

El alcalde de Passaic en ese momento, el boricua Sammy Rivera, dejó que la comunidad erigiera el santuario, y el Departamento de Transporte del Estado no se opuso. 

Con los años, el santuario se convirtió en el centro espiritual para muchos. 

Siempre había flores frescas, un servicio de oración los sábados por la noche y una procesión anual en mayo que atraía a cientos de personas en las que la virgen era paseada por las calles.

Vándalos golpearon una noche de mayo en 2012, y destruyeron gran parte del santuario. Pero el tronco, envuelto en trapos rojos y verdes y dentro de una vitrina, fue guardado y removido por un tiempo a la Iglesia Católica Romana Santa. María. 

El santuario fue finalmente reconstruido, con un mural como telón de fondo. 

Pero el alcalde Lora dijo que los problemas surgieron cuando Mayordomía Guadalupana estableció una caja de recolección en el sitio, y también instaló líneas eléctricas para la iluminación de la ermita. 

Lora dijo que no podía permitir que un grupo religioso ocupara una propiedad pública y recolectara dinero.

"Estoy de pie por la ley", dijo el alcalde dominicano de Passaic.



0 comentarios:

Publicar un comentario