'
ÚLTIMAS

Protectores recogen perros realengos en Samaná para adoptarlos en New Hampshire

Miguel Cruz Tejada - julio 04, 2017


NUEVA YORK._ La Sociedad Protectora de Animales del Valle de Cocheco en New Hampshire, está recogiendo docenas de perros realengos en la turística ciudad de Samaná en la República Dominicana, para traerlos a Estados Unidos y entregarlos a familias de ese estado que quieran adoptarlos.


NUEVA YORK._ “Caya”, uno de los perros realengos recogido en Samaná (RD) y adoptado en New Hampshire. A la derecha, la doctora Sarah Proctor. (Fotos Sociedad Protectora del Valle Cocheco y Union Leader).

La doctora veterinaria Sarah Proctor, a cargo del programa, describió los barrios de Samaná en los que pululan los canes realengos como “lugares de extrema pobreza”.

Entre mayo y junio, una brigada de la sociedad dirigida por ella, se desplazó a Samaná, trayendo a numerosos perros, entre los que se destaca uno llamado “Caya”, encontrado en las calles famélico, y enfermo, y pesando 35 libras.

“Caya” es uno de los cuadrúpedos dominicanos al que la sociedad le está buscando un hogar, en lo que permanece en el refugio que mantiene la entidad en Cocheco.

“Estamos buscando residentes en New Hampshire, que quieran adoptar a estos adorables animales dominicanos”, dijo la veterinaria al periódico Union Leader, hablando acerca de los operativos.

Ella también dirige el programa de tecnología y es profesora asistente en la Escuela Thompson de Ciencias Aplicadas de la Universidad de New Hampshire.

Relató que viajó con dos de sus estudiantes a la República Dominicana en mayo como parte del programa denominado “Proyecto Samaná Inc” y que lleva el nombre de la turística ciudad situada en el Noreste del país caribeño.

“Este es un programa veterinario y de educación que trabaja en las regiones más pobres de América Latina y El Caribe”, explicó la doctora Proctor.

Proctor y los estudiantes trabajaron con otros para la esterilización, castración y vacunación a los numerosos perros callejeros dominicanos que deambulan por las calles.

“Vi perros corriendo por todas partes y parecen coexistir con las personas”, dijo la veterinaria.

La doctora dijo que hay mucha pobreza en aquellas partes y el procedimiento de esterilización, castración y vacunación de los perros, es parte de la lista de prioridades para aquellos que tratan de sobrevivir día a día.

Proctor dijo que la cría de mezclas diferentes de todos los perros callejeros, ha creado perros callejeros que cuyo peso máximo es de 35 libras cada uno.

Durante el proyecto, Proctor y sus estudiantes visitaron la granja de Samaná perros, una organización de voluntarios que rescata animales abandonados. La organización plantea los animales, mientras que en busca de un hogar de adoptarlos.

Proctor dijo que los perros que la organización toma son jóvenes.

Dijo que traer los perros, puede ser un envío costoso, con un promedio de $350 dólares en gastos por perro. 

La mayor parte del costo incluye el cumplimiento de las directrices para ponerlos en cuarentena y luego enviar el perro en avión. “Eso está por encima de la tasa de adopción de la Sociedad Protectora de Animales en el Valle Cocheco, que ayuda a mantener la organización sin fines de lucro en funcionamiento”.

Refirió que si bien hay perros en los Estados Unidos, que necesitan rescate, existen desafíos nacionales. 

Renée Mack, encargado del refugio de la sociedad, dijo que el 90% de pedidos locales favorece a los pit bulls, que tienen un mercado limitado en la zona. 

“Hay problemas para conseguir perros de rescate de los refugios en otras partes del país, como la de los estados del Sur”, dijo Proctor. 

Añadió que el papeleo no siempre es correcto, o los perros no son como se describen con algunos ejemplos. “Y si los perros no encuentran viviendas de forma rápida, la Sociedad Humana utiliza sus recursos limitados para el cuidado de los animales hasta que puedea encontrar un hogar adecuado”

Dijo que “estamos buscando lugares que sean confiables, honestos y que puedan tomar los perros”.

Caya, quien deambulaba en las calles de Samaná, tiene 3 años de edad, encontró un hogar rápidamente con la señora Vicki Soletsky en el suburbio Brookline. 

Ella es técnica veterinaria que yha trabajado con Proctor durante años. 

Su familia estaba buscando un nuevo perro. Mack dijo que el refugio creó un enlace en su página web en el que la gente puede adoptar un perro dominicano en el futuro, pero si alguien está interesado en patrocinar uno ahora, se puede hacer una donación a la sociedad humana.




0 comentarios:

Publicar un comentario