'
ÚLTIMAS

Setenta legisladores estatales exigen expulsión de un ejecutor nazi deportado en 2004 y 2013 que se refugia en Queens

Miguel Cruz Tejada - junio 14, 2017






NUEVA YORK._ Se estima que 300 ejecutores nazis que participaron en represión, torturas, asesinatos, ejecuciones masivas como el holocausto contra los judíos y otras atrocidades del régimen de Adolfo Hitler en la década de los años cuarenta, se refugian y esconden en los Estados Unidos.

NUEVA YORK._ El ejecutor nazi Jakiw Palij y a la derecha, una foto de archivo de una las ejecuciones de Hitler a judíos polacos en Alemania. (Fotos Suzanne DeChillo / AP y IBT) 
Uno de ellos es Jakiw Palij, ahora con 92 años de edad y residente en el vecindario latino de Jackson Heitghts en Queens, cuya expulsión de los Estados Unidos está siendo exigida por setenta legisladores estatales, quienes en una carta al Secretario de Justicia, dicen que la presencia del ejecutor, “ofende la memoria de todos los caídos”.

El anciano nazi fue deportado por órdenes de jueces federales en 2004 y 2013, pero ningún país en los que él tiene raíces, quiso aceptarlo y permanece en territorio norteamericano. 

Frente a la residencia del nazi, a quien se atribuye haber estado torturando en campos de concentración como el de Trawniki donde los soldados alemanes asesinaron en masa cientos de judíos polacos, siguiendo la paranoia de su líder de “purificar” la raza alemana.

El propio Departamento de Justicia confirma el trabajo del nazi en documentos oficiales.

Los legisladores estatales, entre los que se incluyen a senadores y asambleístas, recuerdan que Palij, recibió una orden de expulsión de Estados Unidos en 2013, que nunca ha cumplido, y ninguna autoridad federal ha ido a buscarlo para ejecutarla.

Él emigró a los Estados Unidos en 1949 tras la caída del Führer y mintió a las autoridades migratorias, diciéndoles que era un “granjero y que había salido huyendo de la guerra.

Se cree que es el último ejecutor nazi que vive en Estados Unidos.

La carta está dirigida a Jeff Sessions, secretario de justicia y le reclama la expulsión de una vez del exterminador guardia nazi y que permanece ilegalmente en Estados Unidos.

Incluso recibe beneficios de bienestar social.

“Al día de hoy, sigue siendo un residente de Queens, camina libremente en nuestro país, respirando el mismo aire que respiramos”, argumenta la carta de seis párrafos.

“Su presencia aquí se burla de la memoria de tantos que perecieron”, agrega la misiva de los legisladores.

El asambleísta Dov Hikind (Demócrata de Brooklyn), cuya madre fue una superviviente de Auschwitz, dijo que la carta tiene la intención de mantener el ritmo de presión para la expulsión forzada de Palij de los Estados Unidos.

“No hay perdón cuando se trata de genocidio”, dijo Hikind. “Hay que seguir haciendo lo que hay que hacer”.

Hikind ha liderado el movimiento en los últimos años para la deportación de Palij, que llegó a los Estados Unidos en 1949 y se convirtió en un ciudadano de Estados Unidos ocho años más tarde.

A pesar de que un juez federal ordenó su repatriación en 2004, permaneció en Queens después de que los países de Alemania, Polonia y Ucrania se negaron a aceptarlo.

“Los derechos y las libertades que disfrutamos en los Estados Unidos nunca deben extenderse a aquellos que ayudaron a facilitar la muerte de tantas personas inocentes”, expresa la carta.



“Solicitamos respetuosamente que el Departamento de Justicia haga todo lo posible para sacar a este individuo de los Estados Unidos, mientras que sus víctimas ya no pueden buscar la justicia, que merecen”, concluye la correspondencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario