'
ÚLTIMAS
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ADVERTENCIA A COMENTARIOS ANÓNIMOS

Debido al carácter irresponsable y poner en riesgo la moral y la buena imagen de protagonistas de las noticias, no se aceptarán comentarios anónimos.
diarioextrainfo.com los eliminará de inmediato.


Fuerte ola de calor azota Nueva York durante toda la semana

miércoles, 3 de octubre de 2018

Un dominicano prepara la pista de patinaje de hielo más famosa del mundo en Rockefeller Center

Miguel Cruz Tejada - miércoles, octubre 03, 2018







NUEVA YORK._ En un trabajo que aprendió y heredó de su padre, el dominicano Nelson Corporán, es el encargado de preparar la pista de patinaje de hielo más famosa del mundo, la del Rockefeller Center en el centro de Manhattan.



NUEVA YORK._ El dominicano Nelson Corporán, prepara la pista de patinaje sobre hielo más famosa del mundo en el Rockefeller Center. 
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Corporán, de 51 años de edad, maneja la complicada máquina marca “Zamboni”, en fabricada por la empresa especializada Sport Ice. 

Empleado por “Patina Restaurant Group” donde trabaja por 24 años, Corporán es responsable de asegurarse de que el hielo en la pista de casi 100 años de antigüedad, que abre para la temporada que comienza este 8 de octubre, sea liso y libre de imperfecciones para los miles de turistas y neoyorquinos que van a patinar allí. 

Durante el verano, Corporán tiene múltiples roles en el restaurante “Summer Garden & Bar”, pero es el invierno que espera con ansias, para demostrar sus destrezas. 

"Cada año, me emociono mucho", dijo el dominicano. 

Corporán, que vive en el Alto Manhattan y emigró de la República Dominicana, encontró el trabajo a través de su padre, quien también trabajó en el Rockefeller Center. 

A los 18 años de edad, cuando hablaba inglés muy limitado, Corporán comenzó a trabajar como portero al aire libre, limpiando, barriendo, paleando nieve y realizando tareas de mantenimiento general, pero puso su mirada más alta. 

"Empecé a aprender a patinar y traté de aprenderlo todo", relata el dominicano. 

Cinco años después, se convirtió en el que ahora todos conocen como “El Chico Zamboni” por la marca de la máquina. Además de despejar el hielo, Corporán también afila cuchillas de patines, supervisa la sala de control y sirve de guardagujas cuando no hay suficiente personal, detecta imperfecciones y las arregla de inmediato. 

Toma la “Zamboni” en el hielo entre cada sesión de patinaje. Raspa el hielo suelto (nieve), rocía una capa de agua para crear hielo nuevo y luego suaviza todo, en 30 minutos. 

Su trabajo se vuelve más desafiante al estar al aire libre en las condiciones climáticas en constante cambio, y las fallas pueden ocurrir El problema más reciente ocurrió durante el período frío de la última temporada de vacaciones. Debido al alto tráfico en la pista, el hielo había recibido bastantes golpes y la superficie estaba llena de virutas. 

Como resultado de la acumulación, Corporán y su máquina se estancaron. No podía avanzar ni retroceder, mientras que la Zamboni comenzó a humear y sobrecalentarse. 

"Puedo resolver la mayoría de los problemas, así que supe enseguida lo que tenía que hacer", dice Corporán. "Había demasiada nieve en la cuchilla. Así que puse la cuchilla un poco hacia arriba, y luego continué". 

El trabajo de Corporán puede parecer inusual, pero hay necesidad de manejadores de la máquina en todo Estados Unidos. Según Jeff Theiler, director de operaciones de la Asociación de Patinaje sobre Hielo de los Estados Unidos, hay 1.545 pistas en los Estados Unidos, y cada una tiene al menos dos preparadores. 

"Las pistas más grandes con más de dos capas de hielo tendrían varios controladores", dice. "Un par de pistas en el país tienen ocho o más". 

Los aproximadamente 5,000 conductores ganan al menos el salario mínimo, pero hay numerosos factores que influyen en los salarios, desde la ubicación y la experiencia hasta si han tomado cursos y tienen certificaciones, como las de técnico en hielo. Eso requiere tres cursos técnicos y un total de 28 horas de clases y clases prácticas seguidas de un examen. Los candidatos exitosos también se recertifican cada cinco años. 

Como Corporán puede atestiguar, a menudo hay más en el trabajo que solo conducir los reacondicionamientos. Cuando no alisa el hielo, Corporán patina manteniendo su ojo de águila sobre los invitados de la pista. De hecho, es conocido como “Superman” por sus colegas por su extraña habilidad para sentir a un invitado de patinaje sobre hielo en peligro. 

"Puede detectar a un niño que está a punto de caerse", dice Tanja Yokum, directora de relaciones públicas y marketing de “Patina Restaurant Group”. 

"Él los alcanzará en un segundo y los recogerá mientras caen. Verá a algunas personas que están a punto de caer, y él está a su lado", añadió Yokum. 

Los patinadores olímpicos también pueden visitar la pista en las primeras horas de la mañana. Con frecuencia, quieren practicar sus rutinas, y Corporán ayuda a configurar la música. 

Corporán tiene planes de seguir adelante. "Nunca sabemos qué sucederá en el futuro, pero en este momento, esta es mi prioridad", dijo.




0 comentarios:

Publicar un comentario