-->
Cuatro heridos por ataque terrorista en estación del tren de la calle 42 y Octava Avenida en Manhattan; detienen sospechoso / Sigue crisis electoral en Honduras / La revista Time niega que haya escogido a Trump como El Hombre del Año / Renuncia congresista republicano de Arizona que quería comprar un hijo por US$5MM / Primera nevada invernal del 2017 cae con varias pulgadas en Nueva York
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

28 de septiembre de 2017

Quince mujeres denuncian que fueron abusadas entre 1973 y 1994 por un sacerdote en iglesia de Queens

Miguel Cruz Tejada - septiembre 28, 2017




NUEVA YORK._ Quince mujeres feligresas de la iglesia Holy Cross (Santa Cruz) en Maspeth (Queens), están denunciando que fueron abusadas sexualmente entre 1973 y 1994 por el sacerdote Adam Prochaski, mientras estudiaban en la escuela católica que pertenece al templo.

NUEVA YORK._ El ex sacerdote Adam Prochaski, denunciado por abuso sexual a quince mujeres en la iglesia Holy Cross de Queens. A la derecha, el abogado Mitchell Garabedian de Boston, quien las representa legalmente. (Fotos fuente externa y Boston Globe).

La denuncia es apoyada por el grupo “Road To Recovery” (Carretera a la Recuperación), dirigido por el activista Robert Hoatson con sede en Nueva Jersey y que ayuda a las víctimas de abuso sexual.

El activista dijo el martes que las mujeres están representadas por el abogado de Boston Mitchell Garabedian, quien aparece en la película "Spotlight".

Garabedian dijo que las víctimas tenían entre 5 y 16 años de edad en el momento de los abusos.

"Se han presentado numerosas víctimas", dijo Garabedian. "Más víctimas están viniendo adelante."

Prochaski fue asignado a la parroquia de Santa Cruz, que es parte de la Diócesis Brooklyn-Queens, durante 25 años comenzando en 1969 y terminando en 1994. Fue párroco de la iglesia durante cuatro años.

Una portavoz de la diócesis dijo que la entidad denuncia inmediatamente todas las acusaciones de abuso a las autoridades y que en junio implementó el Programa de Reconciliación y Compensación Independiente.

"Aunque ninguna cantidad de dinero puede sanar las cicatrices del abuso, esperamos que el programa pueda ayudar con el proceso de curación y proporcionar algún elemento de cierre", dijo la portavoz Carolyn Erstad.

"Nuestra intención es mostrar solidaridad con las víctimas", agregó.

Prochaski dejó el sacerdocio en 2003 después de estar ausente en licencia por enfermedad durante siete años. Se casó y vive en Queens, según versiones recogidas en la iglesia.

Muchas de sus víctimas eran muchachas adolescentes que llegaron a los Estados Unidos desde Polonia, dijo el activista Hoatson.

Señaló que fueron abusadas ​​en la Iglesia Católica Romana de la Santa Cruz, la escuela, la rectoría parroquial, casas particulares y otros lugares.

"El héroe aquí es la ex profesora Linda Porcaro que me contactó y asistió a las víctimas en venir hacia adelante", dijo el abogado Garabedian.

"La pregunta sigue siendo: ¿Dónde estaban los supervisores?, ella lo reportó a la escuela y después de reportarlo, las niñas todavía estaban siendo abusadas ​​sexualmente", añadió el defensor.

Garabedian, dijo que le pidió a la diócesis que incluyera el caso en el programa de reclamaciones que paga dinero a las víctimas del abuso sexual de los clérigos.

Dijo que no está presentando una demanda porque la ley estatal de Nueva York limita el estatuto de limitaciones a siete años.

"Ellos necesitan cambiar la ley en el estado de Nueva York", dijo.

"Es importante tener transparencia para que las víctimas puedan presentarse y denunciar la acusación que ayude a una víctima de abuso sexual a tener un grado de cierre", dijo el jurista.

Las mujeres están en el proceso de reportar las acusaciones a la Policía de Nueva York, dijo Garabedian.

Cuando se les preguntó por qué no reportaron el abuso en el pasado, el abogado respondió que "los sobrevivientes del abuso sexual del clero sintieron que estaban solas y que nadie les creerá".

La portavoz dijo que la diócesis no requiere ningún acuerdo de confidencialidad de las víctimas que reportan abuso a través del Programa de Reconciliación y Compensación Independiente.

"Las víctimas son libres de compartir todos y cada uno de los aspectos de su caso con quien quieran", dijo. 

"Si hablar públicamente sobre lo que sucedió ayuda con el proceso de curación, lo apoyamos y lo alentamos", añadió.



0 comentarios:

Publicar un comentario