'
ÚLTIMAS

Dominicanas que eran mantenidas como esclavas sexuales en Florida tenían relaciones con 120 hombres a la semana

Miguel Cruz Tejada - junio 15, 2017




NUEVA YORK._ Varias mujeres dominicanas, además de otras puertorriqueñas, colombianas y costarricenses, eran mantenidas como esclavas sexuales en una casa del suburbio Lake Worth en Florida y las autoridades detuvieron a tres hombres a quienes se acusa de múltiples cargos por secuestro, tráfico, humano, tráfico sexual y otros delitos, obligándolas a prostituirse hasta con 120 hombres a la semana en condados de ese estado, dijo el canal local WPEC.

NUEVA YORK._ Miguel Álvarez Maradiaga, Joel Gómez Chilel y Byron Estrada, acusados en Florida de mantener dominicanas y mujeres de otros países como esclavas sexuales en condados  de ese estado. En el fondo, uno de los burdeles clandestinos. (Fotos Oficina Sheriff Condado Martin y WPEC)


El tráfico sexual se llevaba a cabo en dos condados de Florida y era dirigido presuntamente por los acusados Miguel Álvarez Maradiaga, Joel Gómez Chilel y Byron Estrada, según la Oficina del Sheriff del condado Martin. Ellos fueron detenidos el 27 de mayo e instruidos formalmente de los cargos esta semana. Detalles de las operaciones de la red, se revelan en el expediente acusatorio. 

Los investigadores dijeron que los detenidos formaban parte de la red y obligaban a las mujeres a tener relaciones sexuales con docenas de hombres al día, quedándose con la mayor parte del dinero.

“Nos dimos cuenta de que al menos seis mujeres de diferentes condados fueron obligadas al sexo en varios burdeles”, dijeron los investigadores.

Los policías descubrieron cuatro prostíbulos clandestinos en el condado Martin y Palm Beach, tres de ellos en áreas no incorporadas a Lake Worth.

Uno de los caminos que conducen al suburbio Davis y Lake Worth, otro cerca de las avenidas Congress y un parque de casas rodantes, cerca de un retén militar y en la carretera de Lake Worth.

La investigación de siete meses comenzó después que una de las víctimas, que quedó embarazada, les dijo a los detectives que ella y las otras mujeres eran forzadas principalmente por Maradiaga a tener relaciones sexuales con cerca de 120 hombres a la semana dentro de un remolque.

Dijo que luego las llevaban a los otros lugares.

Según la víctima, los otros dos hombres Chilel y Estrada, trabajaban como porteros en los burdeles.

La activista contra el tráfico humano, Becky Dymond le dijo al canal de televisión que sanar las cicatrices emocionales y físicas de tráfico sexual toma años de tratamientos y recuperación.

“Para las chicas que fueron rescatadas es como un proceso, mientras que este es el comienzo de un gran proceso de tratar con el trauma” añadió Dymond.

“Nos dimos cuenta que la víctima más joven de unos 20 años, es de Puerto Rico”, explicó.


0 comentarios:

Publicar un comentario