-->
Cuatro heridos por ataque terrorista en estación del tren de la calle 42 y Octava Avenida en Manhattan; detienen sospechoso / Sigue crisis electoral en Honduras / La revista Time niega que haya escogido a Trump como El Hombre del Año / Renuncia congresista republicano de Arizona que quería comprar un hijo por US$5MM / Primera nevada invernal del 2017 cae con varias pulgadas en Nueva York
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

14 de noviembre de 2016

Cónsul Castillo pide celebrar grandeza, coraje, tenacidad y superación de víctimas del vuelo 587

Miguel Cruz Tejada - noviembre 14, 2016




NUEVA YORK._ En un emotivo discurso de homenaje que arrancó lágrimas en la mayoría de los presentes en la ceremonia, el cónsul general Carlos A. Castillo, pidió a la comunidad y al país, celebrar la grandeza de la vida, exaltar el coraje, la tenacidad y el indomable espíritu de superación que marcaron las trayectorias de las vidas de los 255 dominicanos de ambos sexos, muertos en el colapso del vuelo 587 en el Airbus A-300 de American Airlines, el 12 de noviembre de 2001, en el que perecieron un total de 265 abordantes, incluyendo la tripulación.
NUEVA YORK._ El Cónsul General Carlos A. Castillo, pronuncia el discurso en la ceremonia al vuelo 587 el sábado 12 de noviembre de 2016 en Belle Harbor, Queens. A la derecha, el alcalde de Blasio consuela una dominicana. (Fotos Univisión  41 y Brigitte Seltzer / NY Post)


Castillo, quien encabezó la 12va. ceremonia en honor a las víctimas, junto al alcalde Bill de Blasio, dijo que “con ellos recordamos el legado de laboriosidad, vocación de servicio y espíritu patriótico que enarbola la comunidad dominicana en esta gran nación que nos ha abierto las puertas y donde encontramos amplias oportunidades de progreso y de ascenso social”.

Añadió el diplomático dominicano que “aunque el 12 de noviembre de 2001, se fueron sus vidas, más no sus nobles ideales, ni sus sueños fraguados en la voluntad férrea de construir en tierra norteamericana un futuro más próspero y promisorio para ellos y sus familias”.

Castillo dijo que más que refugiarse en la tristeza, la ceremonia fue propicia para celebrar la grandeza de la vida, exaltar el coraje, la tenacidad y el indomable espíritu de superación que marcaron las trayectorias de las vidas de los fallecidos.

“Como representante del gobierno dominicano, siempre estaremos presente en las actividades apoyando a los familiares de las personas que fallecieron en dicha tragedia, y aunque el tiempo transcurrido no ha logrado borrar su dolor, nos consuela la seguridad de que siempre estarán en nuestros corazones”, agregó el cónsul Castillo.

"Hemos venido hasta este Monumento para unirnos a las familias que perdieron a sus seres queridos a quienes recuerdan con profundo dolor, con este encuentro que se ha convertido en una tradición anual desde que fue inaugurado en el año 2006”, señaló el diplomático en su discurso.

Exhortó a los familiares de los dominicanos fallecidos a la confortación y ser optimistas en el futuro.

”Nos unimos a los sentimientos de dolor y heridas, que no han podido restañar los dominicanos y ciudadanos nativos de otros países que perdieron a sus seres queridos en la caída del Airbus A-300 de American Airlines, minutos después de despegar desde el Aeropuerto John F. Kennedy con destino a la República Dominicana”, expresó Castillo.

Citando el capítulo 41:10 del Libro de Isaías en La Biblia, el funcionario acopió el párrafo “no temas, porque yo estoy contigo; No desmayes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y siempre te ayudaré”.

El cónsul fue presentado por el alcalde Bill de Blasio, quien lo definió como un gran defensor de sus compatriotas radicados en Nueva York otros estados en la jurisdicción consular.

El alcalde, abrazó y confortó a numerosos deudos de los muertos después de la ceremonia, en la que como año, volvieron a repicar las lúgubres campanadas, a cargo de un oficial del Departamento de Bomberos.

Varios de los familiares escogidos para leer los nombres, no pudieron contener las lágrimas y se les atragantaron las palabras, como a la señora Belkys Lora, presidenta del Memorial al Vuelo 587 y quien perdió a su padre Francisco Lora.

El evento se celebró en la Bahía Beller Harbor en Queens, a distancia de donde cayó el avión y donde se levanta el monumento en recordación a los 265 muertos.

Flores, besos a los nombres tapiados y lágrimas, volvieron a ser parte de la recordación de una de las peores tragedias áreas del siglo en los Estados Unidos.



0 comentarios:

Publicar un comentario