'
ÚLTIMAS

Miguel Cruz Tejada - noviembre 06, 2015




 Mientras se prepara el funeral para mañana sábado y el domingo, la familia no se ha puesto de  acuerdo
Benny Sadel habría pedido ser enterrado con sus padres en Tamayo



Miguel Cruz Tejada



NUEVA YORK._ En medio del desacuerdo entre los hijos, hermano y la esposa del merenguero Benny Sadel, fallecido el martes en un hospital de El Bronx, sobre dónde serán sepultado sus restos, surgió hoy la versión de parte de algunos parientes de que el artista, habría pedido a su compañera Ana viuda Sadel (Nena) que lo enterraran en la tumba de sus padres en el cementerio municipal de Tamayo en Vicente Noble, al Sur de la República Dominicana.
La información, no confirmada, fue filtrada a este reportero hoy viernes por allegados a la familia, quienes añadieron que debido a la resistencia de los hijos para los restos sean sepultados en Nueva York, todavía no hay una decisión al respecto, mientras se prepara el velatorio en la funeraria Ortiz de la avenida Broadway y la calle 190 en el Alto Manhattan.
El funeral será mañana sábado y el domingo de 3:00 de la tarde a 9:00 de la noche.
Sadel, murió de leucemia (cáncer en la sangre), luego de algunos días de recuperación lenta, durante el proceso de quimioterapia que se le estaba aplicando tanto en el hospital Jacobi como en el Montefiore de El Bronx.
Expiró a las 5:30 de la mañana, acompañado por la esposa e hijos. En la República Dominicana tenía un hermano y sus papás murieron hace algunos años.
Merengueros que estuvieron a su lado, en sus últimos momentos, dijeron que hacía tres días, que los médicos habían diagnosticado que por la metástasis del cáncer que le copó todo el cuerpo y parte de los órganos vitales, su muerte era irreversible y que había poco que hacer.
En su última recaída, el intérprete de éxitos como “Dicen” y “Otro Ocupa Mi Lugar”, sufrió una crisis imparable con síntomas como líquido en los pulmones, sangrado interno, fuertes mareos y aterradores dolores, que llevaron a los galenos a sedarlo con morfina, poco antes de expirar.
No podía hablar y sólo balbuceó algunas palabras ininteligibles,  minutos previos a su fallecimiento, tampoco podía tragar alimentos, aunque por la ansiedad ante lo inevitable, hacía esfuerzos por comer todo lo que veía, relató uno de los merengueros que estuvo a su lado los últimos dos días.
La muerte de Sadel, conocido por el mote publicitario de “Majao Majao”, un slogan que usaba en sus merengues de alta calidad lírica y literaria, no sorprendió a la mayoría de sus colegas y parientes, que esperaban lo peor.
Horas antes de morir, Ravel, uno de sus más hermanados colegas de escenarios, reveló a este reportero que “Benny está en estado crítico, aunque habla algo, pero creemos que no sobrevivirá. Sólo 

0 comentarios:

Publicar un comentario