Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se radicaliza el enfrentamiento entre Danilo y Leonel con insultos y ataques entre dos estadistas

domingo, 29 de septiembre de 2019

Pandillero asesinó policía en El Bronx de tres balazos en lucha cuerpo a cuerpo después de quitarle el arma

Miguel Cruz Tejada - domingo, septiembre 29, 2019





NUEVA YORK._ El pandillero y ex convicto afroamericano Anthony Lavance Williams, asesinó al agente del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), Brian Mulkeen, después que intentaba huir de un arresto y el oficial le dio alcance enfrascándose ambos en una lucha cuerpo a cuerpo, en la que el ganguero, fue ultimado por compañeros del oficial, después que disparó tres veces con el arma del oficial ayer domingo a las 12:30 de la madrugada en los alrededores del proyecto de viviendas públicas Edenwald Houses de la Autoridad de Viviendas. 

NUEVA YORK._ El policía Brian Mulkeen, asesinado por el pandillero Anthony Lavance Williams en El Bronx, en una lucha cuerpo a cuerpo en la que el ganguero desarmó al agente y lo impactó con tres disparos. (Fotos fuente externa).



Los investigadores dijeron que cuando el oficial Mulkeen alcanzó al pandillero que trataba de escapar, le quitó el arma de servicio al policía, y luego lo asesinó. 

“¡La está alcanzando!”, fueron las últimas palabras de Mulkeen, grabadas en la cámara corporal que llevaba en su uniforme, antes de que sonaran cinco tiros de su pistola. 

El agente, de 33 años de edad, fue baleado en la cabeza, el pecho y las piernas, mientras que Williams, que estaba armado con un revólver calibre .32, fue abatido a tiros por patrulleros que respondieron a la escena, pero el revólver no fue usado. 

Williams, de 27 años, estaba en libertad condicional hasta 2022 por un arresto de narcotráfico el año pasado, y tenía una condena por robo previa en el condado Rockland, según las informaciones oficiales. 

Había sido arrestado tres veces en los cinco condados de la ciudad, en dos ocasiones por delitos graves y la tercera vez por un delito menor. 

El jefe de operaciones de la policía, Terence Monahan dijo en conferencia de prensa frente al hospital Jacobi en El Bronx, donde el oficial fue declarado muerto que los esfuerzos para salvarle la vida, fueron infructuosos. 

Los balazos que impactaron al oficial lo alcanzaron mientras él y el pandillero estaban luchando cuerpo a cuerpo en el suelo. 

El pandillero recibió un disparo mortal. 

"Cinco oficiales en el lugar dispararon sus armas de servicio, matando al pandillero", añadió Monahan. 

"El arma del oficial Mulkeen disparó cinco veces", dijo Monahan, añadiendo que todavía no se ha determinado quién usaba el arma del policía. 

Dijo que se estableció que el revólver del pandillero no fue disparado durante la lucha de ambos hombres. 

"Como policías sabemos lo gratificante que puede ser nuestra profesión, pero no hay peor momento en nuestro trabajo que este. Mientras estamos aquí esta mañana, un joven con un futuro brillante que patrulló valientemente algunas de las calles más peligrosas de la ciudad de Nueva York ha perdido trágicamente su vida", añadió. 

Detalló que el sangriento incidente ocurrió cuando Mulkeen y otros dos oficiales vestidos de civil de la Unidad Anticrimen de la policía de El Bronx, del cuartel 47, saltaron de su vehículo para hablar con el pandillero. 

"Estaban allí debido a las actividades de pandilleros que incluyeron tiroteos recientes", dijo Monahan. 

Mulkeen, que vivía en Yorktown Heights con su novia, y era también policía en el cuartel 44, alcanzó al pandillero y lo abordó primero. 

“ El pandillero tenía un revólver de calibre .32 y fue visto alcanzando su arma”, dijo Monahan. 

"El oficial Mulkeen estuvo en el campo luchando con el sospechoso durante un período prolongado de tiempo, antes de que estallaran los disparos”, dijo. 

“El oficial Mulkeen fue un gran policía", agregó el jefe policial, informando que el agente asesinado arrestó la noche anterior a un hombre armado. 

El alcalde Bill de Blasio se unió a Monahan y al presidente del Sindicato de Patrulleros Benevolentes (PBA), Patrick Lynch, para pedirle a la ciudad que rece por la desconsolada familia de Mulkeen, y sus afligidos colegas del NYPD. 

"Este es un día muy triste para nuestra ciudad", dijo el alcalde en la conferencia de prensa. 

"Perdimos un héroe esta noche. Este fue un joven que tomó la decisión de unirse a la policía de Nueva York y arriesgar su vida", dijo el alcalde. 

La madre y el padre de Mulkeen, su hermana y su novia se apresuraron al hospital de Jacobi, dijo el alcalde.



0 comentarios:

Publicar un comentario