Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tormenta de nieve, lluvias y gélidas temperaturas amenazan a Nueva York

lunes, 14 de enero de 2019

Dominicano murió en RD porque seguro médico le negó transporte de emergencia a Estados Unidos

Miguel Cruz Tejada - lunes, enero 14, 2019





NUEVA YORK._ El dominicano Manuel Hernández, nativo de La Vega, quien sufría de diabetes crónica y daños en los riñones, y quien viajó a la República Dominicana el 27 de noviembre, confiando en el seguro médico del sindicato 1199SEIU Greater New York Benefit Fund, que le garantizaba transporte de emergencia a Estados Unidos desde cualquier país del mundo, donde enfrentara una urgencia médica, murió en su país natal, después que el beneficio le fuera negado. 



NUEVA YORK._ Manuel Hernández, murió en una clínica de La Vega porque su seguro médico en Estados Unidos, le negó transporte aéreo de emergencia. (Foto fuente externa).



Sufrió un infarto masivo la semana pasada en la clínica La Concepción en La Vega, mientras estaba en cuidados intensivos y a la espera de ser transportado en un avión –clínica a Florida, después de ser ingresado el 8 de diciembre con gangrena en un pie, causada por la diabetes, lo que forzó a los médicos a amputarle dos dedos, y su condición se fue deteriorando. 

Sus familiares responsabilizan al sindicato por la muerte de Hernández, quien llevaba 32 años trabajando en un centro de envejecientes en Queens y estaba a un año de obtener su retiro, con el que aspiraba regresar triunfante a la República Dominicana. 

Pero esta semana regresará a Nueva York en un ataúd. 

La familia, amigos y un médico dominicano creen que un viaje en avión hubiera salvado la vida de Hernández que residía en el Alto Manhattan y tenía 61 años de edad. 

Dijeron que la burda burocracia del seguro de salud ignoró sus penosos problemas de salud, rechazando sus solicitudes cada vez más desesperadas de un transporte aéreo para salvar vidas en un centro médico de Miami. 

Hernández que era padre de tres hijos murió el martes pasado en el interior de un hospital del tercer mundo, y sus perturbados hijos adultos culparon a la inacción del 1199SEIU Greater New York Benefit Fund por su lento y doloroso fallecimiento. 

"Podría haber vivido si hubieran cumplido con la diligencia debida", dijo Jessy Hernández, su hija más joven después de que su padre sucumbiera a sus problemas médicos. "Se fue de vacaciones, y terminó con un funeral". 

Su viejo amigo Milton Medina, fue más directo diciendo que Hernández estaba enfermo y no podía viajar en un vuelo regular. “Creo que si hubiera estado aquí en los Estados Unidos, todavía estaría vivo". 

El rechazo final de los esfuerzos de la familia se produjo a través de una carta del fondo de salud del sindicato, el 4 de enero, con la palabra “DENEGADO” escrita en mayúsculas y negrita y una anotación para “referirse a las secciones VII.D y IX de la descripción resumida del plan médico de Hernández. 

Una apelación contra la negación podría tardar 15 días, según la carta del fondo. Hernández murió a los pocos días después del rechazo a su petición para ser transportado Miami. 

La hija hizo un último esfuerzo el día anterior a la muerte de su padre llamando al representante del seguro médico, pero un correo de voz dejado por ella, no fue devuelto. 

Una conversación anterior con otro representante del fondo fondos también resultó inútil. 

"Le dije que enviamos todo el papeleo y que estaba en la unidad de cuidados intensivos, que no podía regresar a Estados Unidos en un vuelo comercial, porque estaba recibiendo oxígeno y diálisis y que todo estaba empeorando", explicó la hija. 

Ella dijo que su padre sufrió un ataque cardíaco y murió en el hospital de la República Dominicana. 

Una declaración del fondo de salud dijo que enviaba sus "condolencias y la más profunda simpatía" a la familia Hernández, alegando que las leyes de privacidad impiden cualquier comentario sobre los detalles de la muerte. 

Hernández, fue miembro del sindicato por más de tres décadas y fue a la República Dominicana para una estadía de dos semanas, para visitar dos hermanos y una familia grande que viven en el país caribeño. 

Los documentos revelados por su hija, muestran que los encargados del fondo de salud, ignoraron las llamadas de un médico dominicano y un gerente de autorización de la compañía de transporte médico AeroMD para reubicar a su padre. 

Ambos pidieron la aprobación de un puente aéreo inmediato a Miami. 

"Todos los días que este paciente permanezca en un hospital del tercer mundo, correrá el riesgo de nuevas amputaciones", dice el galeno dominicano en un correo electrónico del 7 de enero sobre la situación. "No puede ir en un vuelo comercial, necesita ir en ambulancia aérea médica. La compañía de seguros tiene el deber y la responsabilidad de devolver a este paciente a los Estados Unidos", se reclamaba en la petición. 

Y mientras su familia, el médico y la empresa de transporte, esperaban la respuesta, la gangrena se estaba extendiendo. El 28 de diciembre, el Dr. Dominico Heldy Vásquez completó un "Certificado de Necesidad Médica" confirmando que el hospital en la ciudad de La Vega carecía de las instalaciones de tratamiento adecuadas y recomendaba una transferencia por transporte médico de ala fija al galardonado Jackson Memorial Hospital en Miami. 

Mientras tanto, la salud de Hernández seguía fallando. 

La gangrena en su pie aparentemente fue causada por fallas en los riñones, lo que llevó a las amputaciones en su pie izquierdo. La cirugía fue seguida por agua en sus pulmones, sepsis, una segunda cirugía, deshidratación, tratamiento de diálisis para sus riñones y una transfusión de sangre. Su ataque al corazón dio el golpe de gracia. 

Cada día que pasa y un nuevo contratiempo provocaron más angustia a medida que la estadía de Hernández en el hospital se extendía hasta su segundo mes y pasó las navidades y el año nuevo en cuidados intensivos. 

"La salud y el bienestar de nuestros miembros son nuestra principal prioridad. Nuestros protocolos exigen los más altos estándares y las mejores prácticas para la atención y seguridad del paciente, incluida la evaluación de las complejidades del riesgo del paciente y los servicios de transporte aéreo”, dice en otra parte la declaración del seguro de salud del sindicato. 

Su viaje en noviembre, marcó su primer regreso a la República Dominicana en cuatro años. 

Sus restos serán velados en la Funeraria RG Ortiz de la avenida Broadway y la calle 193 en el Alto Manhattan y será sepultado en un cementerio en New Jersey, pero las fechas del funeral y la sepultura, no están definidas, ya que puede llevar hasta una semana repatriar el cadáver desde la República Dominicana hasta Nueva York.



0 comentarios:

Publicar un comentario