'
ÚLTIMAS
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Lluvias, vientos y aguaceros matizan el comienzo del otoño 2018 en Nueva York

viernes, 19 de enero de 2018

Junot Díaz dice que escribir para niños es más difícil de lo que parece; su primer libro ifantil será lanzado en marzo

Miguel Cruz Tejada - viernes, enero 19, 2018




NUEVA YORK._ A propósito del lanzamiento de “Islandborn”, su primer cuento infantil, el laureado escritor Junot Díaz, ganador del codiciado premio Pulitzer, dijo en Boston que escribir para niños es mucho más difícil de lo que parece.

NUEVA YORK._ Junot Díaz dice que escribir para niños es más difícil de lo que parece, a propósito del lanzamiento en marzo de “Islandborn”, su primer libro infantil. (Fotos Boston Globe y fuente externa)

Díaz, quien anunció hace unos días que su primer libro infantil “Islandborn”, será lanzado en marzo de este año y además de la impresión en papel, vendrá en una edición digital, para lo que se trabaja en el software, dijo que le tomó cinco años terminar el libro, considerando que no es tan fácil escribir literatura infantil.

El escritor dominicano, radicado en Cambridge (Massachusetts) y profesor de literatura creativa en el Instituto Tecnológico de ese estado, relató que cuando era niño le encantaba el clásico libro ilustrado "La semilla de la Zanahoria", aunque recién llegado a Estados Unidos desde la República Dominicana, todavía no era muy bueno para leer en inglés, y el libro “La Gentil Historia de Ruth Krauss” sobre un niño al que se le hizo difícil de cultivar una zanahoria, con dibujos de su esposo, Crockett Johnson, y que se compone de solo 101 palabras, fue una de sus inspiraciones.

Díaz dice que fue el mensaje de ese libro lo que lo motivó. 

"Todos en mi familia estaban completamente desprovistos de paciencia y tolerancia", explica Díaz. En el libro, los adultos le dijeron al niño que la zanahoria nunca iba a crecer. Eso habló profundamente en mi vida".

Díaz creció hasta convertirse en un escritor aclamado, ganando el Premio Pulitzer de ficción en 2008 por su brillante primera novela "The Brief Wondrous Life of Oscar Wao". En 2012, recibió el famoso premio MacArthur y quedó finalista como nominado al galardón National Book Award, por su segunda colección de cuentos, "This Is How You Lose Her".

Cinco años después, su primer libro infantil por fin verá la luz y todo el libro, es tan corto y ameno que puede leerse antes de acostarse.

"Islandborn" cuenta la historia de una niña llamada Lola, que se queda perpleja cuando su maestra les pide a los estudiantes de su clase que hagan un dibujo del lugar de donde vinieron. En la escuela de lugares lejanos, un niño es del desierto. Otro es de una jungla famosa por sus tigres y poetas.

Pero Lola no puede recordar nada sobre la isla, el lugar donde nació y de donde se fue cuando era muy pequeña. Entonces, se embarca en una misión para reunir los recuerdos de sus padres, amigos y familiares lo suficientemente mayores como para recordar. En la isla, le cuentan a Lola, había mangos, música y playas donde los peces saltan de las olas a tu regazo.

Díaz, habla sobre literatura infantil y su propio amor por los libros. “He descubierto que escribir para niños es más difícil de lo que parece”, dijo.

"Es como cualquier primer proyecto, tienes suerte si alcanzas el objetivo, olvídate de la diana", dijo.

"Islandborn" surgió de una promesa hace mucho tiempo que les hizo a los dos primeros de sus ahijadas, que ahora son seis. 

Las niñas, que ahora tienen más de 20 años, le pidieron que escribiera un libro para niños con personajes que se parecieran a ellos. Díaz lo entendió. Cuando era un lector joven, sintió que el mundo en el que estaba inmerso no estaba representado en absoluto.

Así que aceptó hacer el libro, pero no se apresuró.

Aunque no tiene hijos propios, con 48 años de edad, vive en Cambridge con su pareja de mucho tiempo, la escritora de fantasía Marjorie Liu, y dijo que le encantaría tener hijos en el futuro.

"Siempre he sido fácil y relajado con los niños", dijo. “Al crecer en una comunidad de inmigrantes, tuve mareas de niños a mi alrededor. Mi madre crió cinco hijos sola".

Mientras planeaba el proyecto, Díaz fue presentado a su ilustrador, el colombiano de Bogotá Leo Espinosa y que vive en Salt Lake City (Estados Unidos). 

El estilo colorido de Espinosa es un ejemplo perfecto de lo que Díaz tenía en mente, diciendo que quería un estilo retroactivo de los años 50, sin peros, y con las líneas clásicas de ilustraciones comerciales que estaban en todos los libros para niños de ahora".

Dijo que aunque nunca había escrito un libro para niños, trabajar en "Islandborn", que también se publicará en español, no fue exactamente un gran obstáculo para él.

"A lo largo de mi carrera, he estado obsesionado con la vida de los niños", dijo. Su primera colección de cuentos, "Drown" (1996), fue una visión semi autobiográfica de la llegada a la mayoría de edad de “Yunior”, un inmigrante dominicano en Nueva Jersey, tratando de dar sentido al sexo y la raza, el abandono y la rebelión.

“Yunior”, también aparece en la novella "The Brief Wondrous Life of Oscar Wao". Se hace amigo del excéntrico personaje en parte como una forma de conocer a la hermana de Oscar, quien, como la niña pequeña en "Islandborn", se llama Lola.

"Siempre supe que mi vecindario era un universo", dijo Díaz. Desde el principio, imaginó la creación de un cuerpo de trabajo interrelacionado. "Quería trabajar a nivel de comunidad".

Díaz dice que ya tiene la autoridad para contar estas historias. Eso es enorme. Adopta una visión clásica, romántica e inocente de una niña y luego lo complica con preguntas como "¿quién soy?, ¿de dónde soy?, ¿cómo puedo aprender sobre mi familia y mi herencia?"

Aunque "Islandborn" no se publicará hasta marzo, Díaz recientemente realizó una prueba de las lecturas que se espera que haga cuando fue invitado a hablar con un grupo de estudiantes de una escuela primaria bilingüe en El Bronx.

Los niños lo probaron, "y la pasé en grande", dijo Díaz. "No eres lindo para un grupo de niños. Tu inteligencia no los va a abrumar. Tu experiencia no contará para nada, incluso a esa edad, ya están aprendiendo a ser demasiado geniales para ir a la escuela".

La enseñanza de futuros diseñadores de software e ingenieros de robótica en el MIT ha sido otro desafío bienvenido, dijo. Pocos de sus estudiantes tienen la intención de convertirse en escritores profesionales, y no lo haría de otra manera. Lo mantienen alerta mientras aboga por el valor de la literatura incluso en vidas especialmente dedicadas a otras actividades.

"Cada clase, tengo uno o dos niños que se quedan para hablar, y no quieren ser escritores", dijo. "Ahí es donde la cultura vive y muere".

Hace poco, su compañera notó que Díaz había dejado las páginas de prueba para "Islandborn" para que los visitantes pudieran ver parte del libro. Esa es la primera vez que lo hace con uno de sus libros, dijo ella.

"Es el primer libro que he disfrutado", admitió. "Por lo general, estoy deprimido o atormentado por mis fracasos. Sostenerlo me hace feliz. Colaborar me hace feliz. Colaborar con otro Caribe me hace feliz".

Está satisfecho con eso porque puede imaginarse a un niño pidiéndole que lo lea una y otra vez.

"Porque la verdad es que ¿quién ama más un libro lo que un niño?”, dijo el escritor dominicano.




0 comentarios:

Publicar un comentario