-->
Cuatro heridos por ataque terrorista en estación del tren de la calle 42 y Octava Avenida en Manhattan; detienen sospechoso / Sigue crisis electoral en Honduras / La revista Time niega que haya escogido a Trump como El Hombre del Año / Renuncia congresista republicano de Arizona que quería comprar un hijo por US$5MM / Primera nevada invernal del 2017 cae con varias pulgadas en Nueva York
Show Mobile Navigation
buscador ->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

28 de noviembre de 2017

¿De dónde salen los emblemáticos vapores y humaredas en las calles de Nueva York?

Miguel Cruz Tejada - noviembre 28, 2017


NUEVA YORK._ No sólo en estrechas callejuelas de apartados suburbios, en callejones y recovecos del Barrio Chino o emanando desde chimeneas en los techos de rascacielos y edificios.

NUEVA YORK._ Los emblemáticos vapores y humaredas, estampas típicas de la ciudad. (Fotos fuente externa).
También los vemos en las anchas y congestionadas avenidas, y en zonas tan mundialmente icónicas como Times Square.

Para los neoyorquinos, es una molestia deprimen te y cotidiana, que especialmente por las noches semeja una estampa de películas de terror o un capítulo de cuentos de misterio.

Tienen hasta su propia leyenda urbana, y hay historiadores e investigadores que se han atrevido e elucubrar sobre su origen y evolución.

Los expertos lo saben.

Pero para el común denominador de los residentes de la megapólis, el origen de la emanación de vapores y humaredas que se ven por toda la ciudad, es totalmente desconocido.

La combinación del humo blanco y los vapores, ya es una estampa que forma parte de la radiografía de la ciudad.

Algunas tesis vinculan las emanaciones a centenarias tuberías de acueductos en desuso por cientos de años y otros, lo atribuyen a la salida de gases de cloacas y alcantarillas, en las que con frecuencia se producen explosiones e incendios.

Pero la explicación va más allá de la imaginación.

Los vapores atraviesan los largos y amplias túneles de la ciudad y comienzan en el subsuelo de icónicos edificios como el de las Naciones Unidas (ONU) en la Primera Avenida y la calle 42, al Este de la ciudad, o en el Empire State Building (Edificio del Estado Imperial), de la calle 33 y próximo a la Quinta Avenida en el Oeste de Manhattan.

Lo más sorprendente es que también, en hospitales, hoteles, museos, lavanderías y hasta fábricas de quesos, los gases forman parte de la labor diaria.

Se cree que Nueva York es la única ciudad con un sistema de vapor que emerge por todas partes y cuenta con una conexión de tuberías de 169 kilómetros, la más grande del mundo en áreas urbanas.

Muchos observadores, creen que si desaparecieran los vapores, la silueta de la metrópolis, nunca más sería la misma.

Uno de los autores más sobresalientes del tema, Dan Holohan, con 22 libros, dice que el sistema de vapores lleva más de 130 años existencia.





ORIGEN

Data de la década de 1880 y su primer beneficiario fue el edificio de United Bank, en la esquina de la calle Wall Street al que los vapores le servían como fuente de energía para impulsar los elevadores.

La red abraca unos 1.650 clientes y edificios en Manhattan, acorde con la empresa Con Edison, suplidora del servicio de gas y electricidad y que controla el sistema con cuatro estaciones de vapor de donde opera el suministro, dos de las plantas a vapor.

La humareda que brota por las tapas de las alcantarillas y otros huecos, donde esa y otras empresa, como las de televisión por cable y telefonía, tienen sus cablerías, es parte de las filtraciones de ambos elementos.

En las calles, las mismas empresas se ven precisadas a colocar especies de chimeneas para evitar que el humo bloquee la visión de conductores y transeúntes.

Allan Drury, vocero de Con Edison, explica que no hay peligro, que se debe a fugas o escapes que necesitan ser reparados, aunque no se requiere urgencia.

Calefacción, aire acondicionado y agua caliente a edificios, son parte de los beneficios que aporta el sistema.

El vapor también es usado en cocinas, limpiar platos en restaurantes, mantener húmedas las salas de museos, planchar ropa en lavanderías y esterilizar materiales de hospitales.

Jon Gougar, propietario de “Beecher´s”, una de las principales fábricas de quesos, está de pláceme. Dijo que los vapores son de gran beneficio para su industria y el servicio público.

Con una de sus principales plantas en pleno corazón de Manhattan, Gougar, dice que gracias al vapor de la ciudad, puede operar en un espacio más pequeño y en la zona urbana.







RIESGO Y EXPLOSIONES MORTALES

La emanación tiene sus contras, entre ellos algunos capítulos trágicos en los que han muerto residentes y otros han quedado mutilados.

A veces, la fuerza de impulso es tan fuerte, que tapas de alcantarillas, han volado, impactando a vehículos y transeúntes.

En 1989 tres personas, dos de ellas empleados de Con Edison murieron en el vecindario de Gramercy Park, cuando trabajaban en reparaciones. 

En 2007 una extensa humareda cubrió el área de la estación de trenes Grand Central y dejó numerosos heridos.

Una compañía de Texas, subcontratista de Con Edison, es acusada de negligencia en la reparación, mientras ambas empresas, siguen en los tribunales.

Entre los beneficios y los perjuicios, todos, seguimos arropados por la humareda y el vapor.



0 comentarios:

Publicar un comentario