Salvadoreña sin antecedentes y con cáncer enfrenta deportación mientras modelo canadiense con récord criminal se queda ~ ´


'
ÚLTIMAS

¡ALERTA! Se reportan catorce atracos en primeros quince días de noviembre en la urbanización Tropical de Santo Domingo, República Dominicana.

Salvadoreña sin antecedentes y con cáncer enfrenta deportación mientras modelo canadiense con récord criminal se queda

Miguel Cruz Tejada - septiembre 13, 2017




NUEVA YORK._ En contraste que desdice el argumento de la policía migratoria (ICE), dos casos totalmente contrapuestos, vuelven a exponer lo inhumano e injusta del sistema migratorio de los Estados Unidos, en el Gobierno de Donald Trump.

NUEVA YORK._ La salvadoreña Sara Beltrán Hernández, sin antecedentes y con tumor canceroso enfrenta la deportación, mientras, la modelo canadiense Chanel Michaels, arrestada por delitos graves, no tendrá que irse. (Fotos fuente externa) 
Ayer martes, el abogado de la salvadoreña Sara Beltrán Hernández, que sufre de un tumor canceroso en el cerebro, madre y sin antecedentes penales en Estados Unidos, será deportada el 28 de este septiembre, después de ser liberada con fianza de un centro de detención.

Pero la modelo canadiense Chanel Michaels, quien estuvo presa por cargos criminales entre estos desbancar a dueños de tarjetas de crédito que usó clonadas, e incluso pagó facturas a un veterinario por exámenes a su perro.

“¡Increíble, ya no voy a ser deportada!”, exclamó ayer la modelo de 31 años de edad, mientras la salvadoreña llora.

La centroamericana tuvo que ser libertada con la fianza por la ICE, después de piquetes y movilizaciones, frente al edificio de inmigración situado en el 26 de Federal Plaza en Manhattan, reclamando su libertad.

Salió de la cárcel de inmigración en marzo, agradecida y haciendo planes para el futuro en Estados Unidos, pero la pesadilla volvió a ella, cuando se enteró de que su tumor es cada vez más creciente y la orden de deportación tiene fecha.

"Ella está muy preocupada ahora", dijo su abogada Fatma Marouf ayer martes. 

La defensora dijo que antes de que el alarmante aviso de la ICE llegara este mes, ella creía que Beltrán Hernández no estaba en peligro inmediato de ser deportada de Estados Unidos.

Y aunque la madre de 27 años no tiene antecedentes penales, con un caso abierto en la Corte Federal de Apelaciones y un gran tumor en su glándula pituitaria que le causa pérdida de visión y migrañas, enfrenta la repatriación, luego de que una petición de asilo le fuera rechazada por inmigración.

La abogada le había dicho que no era una prioridad para ser deportada, acorde con las presuntas reglas de la ICE, que alega, sólo busca criminales.

"ICE está eliminando muy agresivamente a personas que antes no eran una prioridad", agregó la jurista.

A las pocas horas de enterarse de la notificación de deportación, la abogada presentó una moción el 6 de septiembre pidiendo una suspensión de la deportación.

El tribunal aún no ha fallado y Beltrán Hernández es vulnerable antes del 28 de septiembre. No puede pedir una estancia de emergencia hasta que esté bajo custodia, dijo la abogada.

"Podríamos tener que esperar hasta el día de la fecha, lo que sería muy estresante para ella, pero si ya tienen un vuelo listo podrían intentar deportarla ese día", dijo la abogada.

La salvadoreña, dice que estaba huyendo de la violencia doméstica y pandillas en El Salvador cuando fue arrestada cruzando la frontera con Texas en ruta a Nueva York en noviembre de 2015.

Estuvo presa más de un año cuando ella colapsó el 11 de febrero en el Centro de Detención Prairieland en Alvarado, Texas.

Fue trasladada al hospital Texas Health Huguley en Fort Worth y diagnosticada con el tumor. 

A pesar de su dolor, mareos y pérdida de memoria, fue arrancada de su cama del hospital el 22 de febrero y regresada a la cárcel de Prairieland en una silla de ruedas.

Beltrán Hernández dijo que estaba esposada y encadenada por la transferencia, una acusación que la ICE niega.

Dijo que había momentos en que no estaba segura de que sobreviviría a la terrible prueba.

"Creía que iba a morir", dijo.

"Cuando me sacaron del hospital me ataron las manos y los pies, no me sentía bien, lloraba, no culpaba a los agentes, decían que era una orden y tenían que seguirla", relata.

La madre de dos hijos fue liberada con fianza de bono de $15.000 gracias a un movimiento de emergencia de su abogada que argumentó que su cliente necesitaba un monitoreo médico cercano y no era un riesgo de fuga.

La ICE dijo en un comunicado que “Beltrán Hernández fue tratada de manera justa y humanitaria durante su tiempo bajo custodia”.

Su familia ahora la cuida en Jamaica, Queens.

"El tumor parece estar creciendo lentamente, ha sido muy duro para ella, no está mejorando", dijo la abogada, experta en leyes de inmigración que enseña en la Universidad Texas A & M. 

"Realmente está en casa, va al hospital Bellevue, y se queda con su familia", explicó la jurista.









LA MODELO 

La modelo, una ex concursante del Reality Show "Project Runway" y nativa se mostró emocionada ayer martes porque evitó la deportación que enfrentaba por delitos graves, entre ellos acumular $3.400 dólares en la tarjeta de crédito de un extraño, incluyendo el pago de facturas al veterinario para su perro.

"Estoy extremadamente aliviada", dijo Chanel quien fue arrestada en julio por una serie de delitos graves.

"Es un trato increíble y no voy a ser deportada", dijo la ciudadana canadiense mientras caminaba por el pasillo de la corte en Manhattan, con un suéter y polainas beige.

Michaels, quien dijo que firmó con la agencia Elite Model Management, criticó la conducta desordenada como una violación a cambio de dos días de servicio comunitario.

Ella también debe pagar la restitución completa y entregar la computadora portátil de Apple, el iPod Touch y ver que compró con la tarjeta robada American Express el 25 de abril.

"Yo no estaba en buen estado", dijo Michaels, que una vez se presentó como azafata para un anuncio en el Super Bowl. 

Encontró la tarjeta en un taxi la noche anterior y la usó para gastar $249 en Heart of Chelsea Animal Hospital en inyecciones y píldoras, fue a Petco para comprar juguetes y golosinas.

Luego comenzó a comprar regalos en las tiendas de Apple, B & H Photo y Home Depot, según su expediente.

Los policías originalmente pensaron que ella era parte de un sindicato del crimen organizado, alega, y ella estaba "aterrorizada" cuando 8 agentes vestidos de civil se presentaron en su apartamento del vecindario Gramercy para arrestarla.

"No soy una persona calculadora o vengativa. Soy un canadiense feliz”, dijo la modelo.

Admitió que era adicta a las drogas


0 comentarios:

Publicar un comentario

INSTAGRAM

Instagram