'
ÚLTIMAS

En 17 años de búsqueda no hay ningún rastro de mellizas boricuas desaparecidas en Nueva Jersey

Miguel Cruz Tejada - septiembre 03, 2017




NUEVA YORK._ En 17 años de permanente búsqueda, todavía la familia y las autoridades no han encontrado ninguna pista sobre la desaparición de las mellizas boricuas Francheska y Misheilia Martínez de 12 años de edad, quienes fueron vistas por última vez en las cataratas de Paterson, en medio de rumores de que ambas, se querían ir de la casa.

NUEVA YORK._ Las mellizas boricuas Francheska y Misheilia Martínez de 12 años de edad, desaparecidas hace 17 años en Nueva Jersey y de las cuales todavía no hay rastros. (Fotos fuente externa).

Según José Martínez, hermano de las mellizas y el detective retirado de la policía Sargento Pablo Maute, que investigó el caso, las sospechosas apuntan al padrastro de las jóvenes Hipólito Miguel Corniel, pero al hombre, que cumple una condena de 17 años por el asesinato de una mujer, nunca se le ha probado la relación con las desapariciones y según una detective de la Policía Estatal, confesó pero después se retractó.

Corniel, saldrá en libertad este 9 de septiembre después de cumplir la sentencia.

El ex detective describe a Corniel, como “una persona fría, te mira, te miente y te mira hacia la cara y no se le nota nada”.

Corniel, habría matado a la mujer meses después de la desaparición de las mellizas Martínez.

Ellas, se esfumaron una tras otra con un mes de diferencia. La primera fue Franchesca, quien desapareció el 9 de junio del 2000 y más de un mes después, el 22 de julio de ese mismo año, su melliza Misheilia, se fue.

Ninguna de las dos, se comunicó con la madre, el hermano ni otros parientes.

El hermano de las dos mujeres, asegura que siempre creyó que una de ellas, estaba embarazada del padrastro, por los supuestos síntomas que le notó, pero la melliza, nunca habló de eso con nadie y su madre, exculpó a Corniel de cualquier vínculo con la desaparición de sus hijas.

El Departamento de Policía de Paterson, no ha cesado en la búsqueda de las mellizas y docenas de sitios especializados mantiene la campaña activa, con la esperanza de recibir alguna seña sobre el paradero.

Incluso, se han publicado gráficas sobre el progreso de la edad de las entonces menores y el aspecto físico que tendrían ahora.

“Frustración”, dice el ex detective Maute, cuando recuerda no haber podido dar con las pistas necesarias para encontrar vivas o muertas a las mellizas, resaltando que hizo todos los esfuerzos y se usaron los medios que los investigadores tenían a mano para la época.

Francheska cumpliría los 13 días después de desaparecer. La minifalda y un gorro rosado que ella llevaba puestos, fueron encontrados días después en una bolsa plástica a la entrada de su casa.

Desde entonces, nadie ha oídio hablar de ellas. El Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC, inglés), las declaró “fugitivas”, pero la agencia dice que pudieron haber sido víctimas de una operación de tráfico humano.

Según sus amigos, Francheska tenía un novio secreto que de 22 años de edad. 

De acuerdo con este sitio web legal, si Francheska tenía relaciones sexuales con ese novio el hombre podría haber enfrentado una larga condena en la cárcel, aunque tampoco hubo sospechas o acusaciones contra el misterioso novio que según sus allegados, sólo ella conocía.

“Definitivamente, por supuesto que sí”, responde el ex detective acerca de sus dudas sobre Corniel como el responsable de las desapariciones de las mellizas.

Policías estatales de Nueva Jersey, se integraron a la búsqueda en 2013, pero ese refuerzo tampoco dio resultados.

“Le dedicamos horas y horas y muchos recursos a la búsqueda, pero llegamos a la misma conclusión de muchos otros detectives: frustración con el señor Hipólito”, dijo la detective Erin Micciula de la Policía Estatal en Nueva Jersey.

“Él (Corniel), confesó pero luego se retractó y lamentablemente no sabemos dónde buscarlas para recuperarlas”, señaló la oficial.

El hermano insiste en que la relación de Corniel con Francheska, no se veía “normal” y el hombre siempre la llevaba de compras a las tiendas y ella regresaba cargada de ropas y regalos.

Martínez dice que antes de desaparecer, la otra melliza dejó una carta en la que le reprochaba a su madre no querer a su padrastro y serle “infiel”, por lo que ella y su hermana alegaron que no estaban contentas con la mamá.

La madre, Gloria Puello, admite que Corniel la celaba con un vecino, pero aclara que nunca tuvo ninguna relación con el supuesto amante.

“La única manera de Corniel vengarse contra la madre de las gemelas, era hacerles daño a las hijas, sabiendo lo mucho que la quería la mamá”, dice el ex detective.

Los policías dicen que desde la última vez que interrogaron a Corniel, la investigación se atascó.


0 comentarios:

Publicar un comentario