IMPACTANTES IMÁGENES DEL TERREMOTO 7.1 EN MÉXICO

'
ÚLTIMAS

Padres de estudiante dominicano asesinado en El Bronx siguen reclamando justicia

Miguel Cruz Tejada - julio 20, 2016


NUEVA YORK._ Los padres del estudiante dominicano Carl Ducasse, asesinado de una puñalada en El Bronx por un hombre que no ha sido capturado, volvieron a insistir en su reclamo de justicia y que la policía acelere la detención del sospechoso para sea juzgado y sentenciado por el crimen.

NUEVA YORK._ El estudiante dominicano Carl Ducasse, asesinado en junio en El Bronx. A la derecha, sus padres Carlos y Angela Ducasse, reclaman justicia. (Fotos Bronx Free Press).

Los señores Carlos y Angela Ducasse, dijeron que aunque saben que su hijo no volverá jamás a la casa, necesitan que las autoridades capturen a brevedad al asesino para que el estudiante descanse en paz por siempre.

El estudiante, estaba a la espera de recibir su diploma de secundaria en junio, pero días antes fue asesinado de varias estocadas, cuando un presunto desamparado le pidió dinero que no le pudo dar, lo siguió y lo emboscó para asesinarlo.

El había salido de su casa a comprar una batida, jugo licuado que era su predilecto y cuando regresaba a la residencia, fue interceptado por el matón que luego huyó de la escena.

Los paramédicos hicieron un gran esfuerzo para salvarlo, pero el muchacho expiró poco después en el hospital Saint Barnabas de El Bronx, donde fue ingresado de emergencia.

Dos meses antes había cumplido los 18 años de edad.

Los padres reiteran que Carl era un joven formado con los valores tradicionales de la familia dominicana por lo que nunca se metió en problemas y estaba dedicado a sus estudios.

“Ultimamente ni le gustaba salir a las calles, era un buen muchacho”, dijo el padre.

Los padres emigraron a Nueva York de la República Dominicana, cuando Carl tenía dos meses de edad. El papá dijo que le gustaba jugar béisbol y baloncesto y estaba en un equipo de pelota de pequeñas ligas.

La víctima tenía una hermana, Angei que tiene 24 años de edad y que también se sumó al reclamo de justicia. 

Se definieron como una familia muy unida, que cuenta con una imagen casi patriarcal en el edificio de la avenida Walton, donde residen por décadas.

Antes de ser asesinado, Carl fue a un puesto de pollos fritos de la cadena Kennedy Fried Chicken de la avenida Grand Concourse.

Un amigo de la familia, llamó a la hermana para decirle que Carl había sido apuñalado. El hecho ocurrió a eso de las 11:20 de la noche, cerca de la calle 175 y avenida Walton. Estaba acompañado por un compañero de clases que lo visitaba desde Brooklyn.

Testigos dijeron que el asesino le exigió dos dólares y cuando le dijo que no tenía dinero, lo siguió y lo mató.

“Te ves bonita con el pelo largo”, fue su última palabra a la hermana, antes de irse a comprar la batida.

La madre dice que no quiere seguir viviendo en el área, porque no puede ver el espacio donde su hijo cayó mortalmente apuñalado.

Los padres lamentaron que su hijo no pudiera graduarse a causa del alevoso crimen.

Ellos hablaron con el periódico Bronx Free Press, acerca de la angustia por la que atraviesan después de la trágica pérdida de su hijo.



0 comentarios:

Publicar un comentario