'
ÚLTIMAS
Dominicana abusada cuando tenía 9 años abre campaña para modificar ley de prescripción ~ ´



SANTO DOMINGO, RD._ El presidente Danilo Medina, cumplió con la comunidad de Bohechío en el Sur Profundo de la República Dominicana al entregar una carretera que muchos Gobiernos habían ofrecido, deshonrando la promesa. (Video DICOM)


¡ALERTA! Más de 30 heridos y un desaparecido en dos explosiones en factoría de cosméticos en Windsor, al Norte de Nueva York.

Dominicana abusada cuando tenía 9 años abre campaña para modificar ley de prescripción

Miguel Cruz Tejada - mayo 11, 2016


NUEVA YORK._ La empresaria dominicana Ana Wagner, que fue violada cuando tenía 9 años de edad y el supuesto abusador que ella identifica como Pedro Reynoso Mota nunca fue arrestado y sigue suelto, encabeza una campaña para buscar que la legislatura del estado modifique una ley que proscribe ese delito después de 5 años, pero ella hizo la denuncia 23 años más tarde por lo que los investigadores no han podido procesar al sospechoso.
NUEVA YORK._ La dominicana Ana Wagner, abusada cuando tenía 9 años de edad, encabeza una campaña para cambiar la ley de prescripción en el estado de Nueva York. A la derecha, muestra al presunto abusador en la portada de una revista.

El hombre la penetró con un dedo mientras ambos estaban en la oficina de su padre.

Wagner, que ahora tiene 35 años de edad, ha estado ante los senadores en la Asamblea Estatal de Albany, exponiendo su caso y tratando de convencer a los legisladores.

En su página facebook la dominicana tiene un video en el que aparece con la boca tapada con cinta adhesiva transparente, y mostrando carteles hechos por ella en cartulinas, en los que denuncia el abuso, identifica a Mota y pide respaldo para que la comunidad y otras víctimas apoyen su lucha.

“Me robaron la inocencia cuando tenía 10 años de edad”, dice uno de los mensajes en la red social.

“Pedro Reynoso Mota, anda libre, disfruta el abuso y se ríe de mí y de todos”, expresa otro mensaje.

También muestra la portada de una revista en la que aparece el presunto violador como “El Jugador del Año” y ella añade que así aparece él en el perfil de facebook.

De fondo, puso una canción infantil al video.

“Soy una mujer latina fuerte”, dijo Wagner al recordar que por más de dos décadas, tuvo que guardar silencio y sufrir callada, las secuelas del trauma y llora durante el rodaje del video.

“Pero hay veces en las que me siento impotente, sentía un vacío que nadie más podía entender”, dijo la señora Wagner, casa y con varios hijos.

Dice que ahora no se siente sola y que ha encontrado a muchas personas que la están respaldando. Junto a ella, otras víctimas, incluyendo un hombre de origen africano, se presentaron también a los legisladores estatales.

Su aparición es parte de otra campaña que lleva a cabo el tabloide Daily News, que apoya el cambio en la ley que proscribe los delitos de violación y abuso sexual en el estado de Nueva York y que expuso la historia de Wagner.

La dominicana que reside en el condado de Queens, apareció el martes de la semana anterior en un reportaje de portada en el periódico.

Las mesas redondas realizadas en la legislatura estatal fueron organizadas por la asambleísta Margaret Markey (Demócrata de Queens) que patrocina cambios de la ley.

Si se aprueba, el proyecto la eventual nueva ley, eliminaría el estatuto de limitaciones en casos de abuso sexual y reducirá a un año para que las víctimas de abusos para presenten sus demandas civiles.

Wagner hizo llorar a sobrevivientes de abuso sexual, defensores de víctimas y legisladores, cuando habló por primera vez sobre su lucha con la depresión y la ansiedad después de que ella fue agredida sexualmente a los 9 años.

El abuso en su contra ocurrió en Williamsburg, un vecindario de Brooklyn y Reynoso Mota, era socio de negocios de su padre.

"Ellos me dijeron que era demasiado tarde, siento mucha culpa porque este hombre, probablemente ha abusado también de otros niños y yo no hubiera estado tan avergonzada porque que tal vez podría haber detenido sus abusos a otras víctimas".

Wagner dice que el violador la estaba ayudando a hacer copias en la oficina de su padre cuando metió la mano debajo de vestido y la penetró con un dedo.

El hombre siguió abusándola años más tarde cuando ella entró a la escuela secundaria. El abusador sabía que ella estaría sola en su apartamento todos los días, mientras su madre buscaba a sus hermanos menores en la escuela primaria.

Relata que el hombre entraba en el apartamento, le mostraba pornografía y mientras ella estaba sentada en un sillón reclinable.

"Tenía una cosa insignificante, era la chica más pequeña en mi clase, ni siquiera me habían crecido los pechos, ¿qué demonios estaba haciendo él? ", dijo Wagner.

Relata que estaba consciente de los lazos comerciales y personales de su padre con el violador por lo que sufría en silencio. Si su padre se enteraba de la verdad, la familia quedaría muy afectada - económica y emocionalmente.

Le dijo al Daily News que comenzó a despertar cuando comenzó a leer un libro de la biblioteca de la escuela sobre el abuso sexual. 

“Temblaba incontrolablemente mientras lo leía en clase”, narra la dominicana.

"Me identifiqué con todo su contenido y me di cuenta que él, no tenía que hacerme eso a mí'", señala Wagner. 

"Empecé a temblar y la monja pensó que estaba sufriendo un coma diabético", cuenta Wagner.

Las monjas de su escuela la motivaron a decirle a su madre sobre los abusos, pero ella se sentía demasiado humillada para hablar de los detalles y sólo le dijo a su madre que el hombre había se había puesto de “fresco” con ella.

Sostiene que tuvo miedo de contarle a su padre, porque era capaz de asesinar al abusador y hubiera ido a la cárcel y aunque el papá terminó la relación de negocios con el depredador, él, las monjas ni la madre acudieron a la policía a hacer la denuncia.

Años de terapia le ayudaron a entender los vínculos entre su depresión y el abuso sexual, y presentó una querella en la policía de Nueva York en septiembre de 2012.

Pero debido a la ley de prescripción, la policía tiene las manos “amarradas”, por lo que los detectives de la Unidad de Víctimas Especiales que brega con esos casos, no pudieron hacer nada.

La dominicana dice que ha estado luchando con sus “demonios” por toda una vida. 

Desde los 23 años de edad, comenzó a tomar terapias y confesó lo abusos a la especialista cuando el terapeuta logró sospechar que su depresión y ansiedad, estaban ligadas con los abusos.

“La terapia ayuda pero no es suficiente”, expresó Wagner, recordando que hace algunos años volvió a las sesiones psicológicas.

Cuando el nuevo terapeuta le dijo que cerrara los ojos y recordara lo que sucedió la primera vez, la comenzó a sudar, llorar y temblar. 



"Con los recuerdos, sentía como si hubiera sido la primera vez que fui abusada de nuevo", exclamó.

0 comentarios:

Publicar un comentario

INSTAGRAM

Instagram